Los BRICS construyen un nuevo modelo de cooperación mundial

A pesar de las diferencias entre los países de los BRICS, están estableciendo un nuevo modelo de cooperación global, que trasciende los viejos patrones de líneas divisorias este-oeste y norte-sur.

 

Haz click en la imagen para aumentar. Dibujado por Niyaz Karim

En vísperas de la exitosa cumbre de los BRICS la semana pasada en Durban, Sudáfrica, leí una serie de artículos en la prensa británica que decían que los países del foro (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) no estaban creciendo tan rápido como  antes y que BRICS era un grupo poco definido compuesto por países que veían el mundo de maneras diferentes. No puedo estar más en desacuerdo con estas afirmaciones.

Los BRICS, lanzados como un foro por iniciativa de Rusia en el 2006, se han convertido rápidamente en un factor importante en la política mundial. Esto refleja una tendencia en el desarrollo global hacia la conformación de un sistema policéntrico de relaciones internacionales, cada vez más caracterizado por el uso de mecanismos  no-institucionalizados de gobierno global y redes diplomáticas, y una creciente interdependencia económica de los estados.

La autoridad de los BRICS en los asuntos internacionales se basa en el creciente poder económico de los estados participantes, que actúan como un importante motor de la economía mundial, y también en su significativo peso en el porcentaje de la población mundial y en los ricos recursos naturales. La influencia política de los BRICS deriva del hecho de que los estados son miembros activos de las principales organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, el G 20 y el Grupo de los 77 (una amplia coalición de países en la ONU), así como las asociaciones regionales.

En los BRICS promovemos la estricta observación de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, y principios tales como la transparencia, el pragmatismo, la solidaridad y una actitud de no agresividad con respecto a terceros.

Una serie de factores fundamentales a largo plazo hará que los países BRICS se junten. Defienden la creación de un sistema más equilibrado  y más justo de las relaciones económicas mundiales. Todos nuestros países están interesados ​​en un crecimiento económico sostenible a largo plazo a nivel mundial y en la reforma de la estructura financiera y económica para que sea más eficiente.

De hecho, el crecimiento promedio de las economías BRICS en el 2012 fue de hasta 4%, en comparación con 0.7% en las economías avanzadas de la OCDE.

Nuestros objetivos comunes también incluyen el rechazo a la política del poder y a las políticas que limiten la soberanía de otros estados.
Por lo tanto, nuestro enfoque hacia las cuestiones importantes, tales como la crisis de Siria, la estabilización de Afganistán, el programa nuclear de Irán y el proceso de paz de Oriente Próximo, tienen mucho en común. Los países BRICS se enfrentan a problemas y desafíos similares en materia de política económica y social, derivados de la necesidad de una modernización a gran escala.

Dada la voluntad política, los BRICS potencialmente pueden convertirse en un elemento clave de un nuevo sistema de gobierno mundial, en particular en las áreas de finanzas y economía. 

Una de las ventajas de los BRICS es que se trata de un nuevo modelo de cooperación global, que trasciende los viejos patrones de líneas divisorias este-oeste y norte-sur. Cualesquiera que sean las diferencias, todos se sienten cómodos al tratar con los demás socios, ya que nadie está tratando de imponer su voluntad sobre los demás.

La credibilidad de los BRICS y su influencia en el mundo se pone de manifiesto por su creciente contribución a los esfuerzos para estimular el desarrollo global. Esta importante cuestión se planteó específicamente en el Foro de Diálogo Líderes BRICS-África que se celebró paralelamente a la cumbre de los BRICS en Durban.

La creciente importancia de los BRICS la destacó el secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, que dijo en un discurso reciente que "Brasil, Rusia, India y China representan ahora una cifra del 20% de la producción económica mundial que se ha duplicado en 10 años, y sigue en aumento".

Desde que la geopolítica significa geoeconomía, sería natural para los BRICS evolucionar hacia un mecanismo a gran escala de interacción estratégica.

Alexander Yakovenko es el Embajador de Rusia en el Reino Unido y ex viceministro de Relaciones Exteriores. Lo puede seguir en Twitter en: @ Amb_Yakovenko

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.