La mejor forma de invertir en Rusia

En qué esferas de la economía rusa es más conveniente invertir en los próximos seis meses y cuál es la perspectiva de futuro de este mercado.

Haz click en la imagen para aumentarla. Dibujado por Aleksei Iorsh

Conviene centrarse principalmente en los sectores orientados al incremento del consumo interno y en aquellos dedicados a la construcción de infraestructuras. Los primeros seguirán creciendo a un ritmo acelerado gracias al crédito bancario, a la subida salarial, a la desaceleración de la inflación y a la solidez del rublo. 

Mientras que los segundos se verán impulsados por la necesidad indiscutible de superar uno de los principales obstáculos para la aceleración del crecimiento económico, unas infraestructuras obsoletas e inadecuadas; y se verán reforzados también gracias a la implantación de una ley firme, la liberalización económica y política y un descenso en el nivel de la corrupción.

Los créditos al consumo en Rusia crecieron un 40% el año pasado y alcanzaron niveles máximos, similares a los del año 2007. Sin embargo, la carga de la deuda de los hogares rusos se mantiene a niveles bastante bajos:  unos 1.800 dólares por habitante, a diferencia de los cerca de 4.000 dólares que registran otros países de Europa del este y los más de 30.000 dólares por habitante de los países desarrollados. 
Por otro lado, el nivel de implantación de un producto bancario tan significativo como la hipoteca es muy bajo, a pesar de haber recuperado un ritmo de crecimiento equivalente al periodo anterior a la crisis. La proporción de los préstamos hipotecarios en Rusia con relación al PIB equivale a cerca del 3%. 

A modo comparativo se pueden tomar las referencias de Turquía y Brasil, donde este indicador equivale al 5%, o bien las de Polonia y la República Checa, con una tasa del 21%.

Y si la economía rusa, en términos generales, podría crecer este año entre un 3 y un 3,8%,  los sectores orientados al consumo interno podrían registrar un crecimiento de entre el 10% y el 20%.

Desde mi punto de vista, entre los sectores cuya inversión de valores generará mayores ingresos durante los próximos 6-12 meses, se encuentran el sector financiero, la construcción de viviendas, el transporte, la automoción y otros como los servicios mediáticos y de telecomunicaciones. 

Dentro de estos sectores, mis sugerencias recaen principalmente sobre bancos como Sberbank*, VTB y Vozrozhdenie; empresas de desarrollo inmobiliario como LSR Group*; fabricantes de automóviles como Avtovaz y Sollers; la siderúrgica Severstal; la aerolínea Aeroflot; la tienda de electrónica de consumo M.Video; y empresas del sector de las telecomunicaciones e Internet como Megafon y Yandex (*se incluyen en la cartera de inversiones del autor).

En cuanto a la mejora de las infraestructuras, no hay que olvidar que unas infraestructuras poco desarrolladas y en gran medida obsoletas no solo disminuyen el ritmo del crecimiento económico, sino que además impiden cumplir las obligaciones que el país ha adquirido a nivel internacional, como por ejemplo, la celebración del Mundial de fútbol en 2018. 

Sería insensato subestimar la importancia de este evento: aún no se ha construido ni uno de los 12 estadios necesarios para la celebración del torneo, y tampoco las redes de transporte ni los complejos hoteleros de las 11 ciudades que participarán en el campeonato cumplen los requisitos oficiales. El volumen potencial de los costes directos derivados de esta celebración está valorado en 1,3 billones de rublos (unos 32.500 millones de euros).

De acuerdo con el programa federal de desarrollo de infraestructuras de transporte para el periodo de 2010 a 2015, solo en el sector ferroviario se estiman unas inversiones de unos 320.000 millones de rublos (aproximadamente 8.000 millones de euros) anuales.
Si hablamos del sistema energético, una de las ramas más problemáticas de las infraestructuras rusas, cabe destacar que un 62% de las centrales de generación de energía tiene más de 30 años de antigüedad. 

La inversión necesaria solamente para este sector del mercado está valorada en cerca de 3 billones de rublos (75.000 millones de euros) para los próximos seis años (imagínense la cantidad adicional de potencia que requerirán los nuevos estadios de fútbol, los aeropuertos y estaciones de tren renovados, y los hoteles edificados con motivo del Mundial). 

Probablemente, una buena parte de la inversión para estos proyectos provendrá de las mayores compañías internacionales como General Electric, Siemens, Caterpillar, Komatsu y otras.

Considero que, en lo que a inversión se refiere, una forma eficaz de tomar parte en este proceso de crecimiento sería la adquisición de acciones de empresas como Mostorest, NLMK, MMK, LSR Group, E.ON Russia y Globaltrans.

Un análisis de inversión, a grandes rasgos, incluye tres componentes principales: el análisis de oportunidades, el análisis de riesgos y la correlación de estos dos factores con el coste real de la inversión. Las empresas mencionadas anteriormente revelan un importante crecimiento potencial de su valor durante los próximos 6-12 meses en sus respectivos análisis.

Mark Rubinshtein dirige el departamento analítico de la compañía financiera de inversión 'Metropol'.
Artículo publicado originalmente en Védomosti