El FMI espera un aumento de 1,4% del PIB ruso en 2017

El Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó su pronóstico del crecimiento de la economía rusa en un 1,4 por ciento en 2017, según un comunicado de la organización.

Se precisa que la estabilización de los precios de petróleo y mejores condiciones financieras contribuirán al nuevo crecimiento de la economía rusa en 2017.

El fondo espera también que en 2018 el crecimiento se mantendrá en un 1,4 por ciento.

"La economía rusa se estabilizó en 2016 al reducir el PIB solo en un 0,2 por ciento después de la doble perturbación por precios bajos de petróleo y sanciones", dice el documento.

Se explica que "una reacción relativamente baja a mayores impactos refleja una política eficiente de las autoridades" que incluye la flotación de la moneda, el apoyo a la liquidez del sistema bancario, la inversión de capital, así como el motivo fiscal limitado y la política moderada de regulación de ingresos.

Además, el fondo recomendó en su declaración continuar atenuando la política monetaria.

Destacó que los precios de petróleo siguen siendo la principal amenaza para cumplir el pronóstico.

En este contexto la organización aconseja hacer la economía rusa menos dependiente de los precios del crudo y llevar a cabo reformas estructurales para apoyar nuevas fuentes del crecimiento para elevar el ingreso per capita al nivel de los países desarrollados y resolver los problemas demográficos.

La economía rusa necesita encontrar la receta del crecimiento

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.