Rusia y China llaman a la contención tras lanzamiento de misil por Corea

Moscú y Pekín exhortan a actuar con prudencia después del nuevo ensayo de misil llevado a cabo por Corea del Norte este martes, según se desprende de una declaración conjunta de las Cancillerías de Rusia y China.

Los dos países "se oponen a toda declaración o acción que puedan intensificar o agravar las contradicciones, llaman a todos los Estados involucrados a la contención, así como a renunciar a las acciones provocativas y a la retórica belicista, y a mostrar la disposición al diálogo sin condiciones previas", dice el comunicado.

Según el texto, Rusia y China "reiteran que el emplazamiento de los sistemas antiaéreos THAAD en el Nordeste asiático causa un grave daño a los intereses de la seguridad estratégica de los Estados regionales, entre ellos Rusia y China, y alejan el objetivo de desnuclearizar la península de Corea y garantizar la paz y la estabilidad en la región".

Moscú y Pekín "se oponen a la presencia militar de las fuerzas extrarregionales en el Nordeste asiático y a su incremento bajo el pretexto de contrarrestar los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte", señala.

Los dos países proponen a Corea del Norte "imponer una moratoria a las pruebas de los explosivos nucleares y a los ensayos de misiles balísticos, y a Corea del Sur y EEUU, abstenerse de realizar maniobras conjuntas de envergadura".

Al mismo tiempo instan a todos los Estados involucrados a comenzar negociaciones para "definir los principios comunes de las relaciones que incluirían no recurrir a la fuerza, renunciar a la agresión, optar por la coexistencia pacífica y los esfuerzos en aras de desnuclearizar la península de Corea para lograr una solución exhaustiva de todos los problemas, incluido el nuclear".

Moscú y Pekín, preocupados por la crisis en la península de Corea, llamaron a la comunidad internacional "a apoyar esta iniciativa que allanará el camino real a la resolución de los problemas de la península de Corea".

Pyongyang anunció este martes un exitoso ensayo del misil balístico intercontinental Hwasong-14 que según el comunicado oficial se elevó a una altitud de 2.802 kilómetros durante 39 minutos de vuelo y cayó a una distancia de 933 kilómetros en el mar del Este, dentro de la zona económica exclusiva de Japón.

Con la prueba de este martes se eleva a 10 el número total de los ensayos de misiles balísticos que Corea del Norte realizó en lo que va de año, a pesar de las prohibiciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

En julio de 2016, Corea del Sur y EEUU lograron un acuerdo para desplegar en territorio surcoreano una batería THAAD, que se hará operativa a finales de 2017 como muy tarde.

Tanto Seúl como Washington afirmaron reiteradamente que el THAAD solo pretende contrarrestar la amenaza norcoreana, pero Pekín y Moscú sospechan que en el fondo EEUU busca aumentar su presencia en la zona y monitorear sus defensas.

Las negociaciones sobre la desnuclearización de la península que las dos Coreas, China, Japón, Estados Unidos y Rusia desarrollaron de 2003 a 2007 siguen paralizadas desde 2009 cuando Pyongyang, molesto por el recrudecimiento de las sanciones internacionales en respuesta a sus pruebas nucleares y de misiles, se negó a continuar el diálogo.

Cómo puede responder Corea del Norte al despliegue del THAAD

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.