Rusia probó en Siria casi todo su armamento moderno

Rusia ensayó casi todos los tipos de su armamento moderno durante la operación militar en Siria, declaró el viceministro ruso de Defensa, Yuri Borísov.

"Allí (en Siria) fueron probados prácticamente todos los tipos de armas modernas", dijo Borísov en una entrevista con el diario Krásnaya Zvezda.

Se refirió, en particular, a los cazas Su-35S y Su-30SM, los cazabombarderos Su-34, los bombarderos Su-24M, los aviones de ataque a tierra Su-25SM, los bombarderos estratégicos Tu-160, Tu-22M3 y Tu-95MS, así como los helicópteros Ka-52, Mi-24, Mi-35 y Mi-28.

"Nuestra aviación usó una amplia gama de proyectiles, incluyendo bombas aéreas guiadas (...) y misiles de crucero lanzados desde el aire con un alcance de hasta 4.500 kilómetros", señaló el vicetitular.

Borísov informó que el grupo naval ruso vigila el espacio marítimo en la zona de los puertos sirios de Tartus y Latakia.

"Los sistemas de misiles antiaéreos S-400 y S-300V4 y los sistemas de cañones antiaéreos Pántsir-S protegen con éxito el centro de apoyo logístico de la Armada rusa (en Tartus) y la base aérea de Hmeymim de eventuales ataques aéreos", agregó.

Explicó que la operación rusa en Siria permitió también detectar algunas imperfecciones de los equipos militares empleados, parte de las cuales ya fueron completamente eliminadas.

El 30 de septiembre de 2015, Moscú lanzó una ofensiva aérea en Siria a petición del presidente Bashar Asad para detener la expansión de grupos terroristas como Daesh y el Frente al Nusra (este último también conocido como Fatah al Sham), proscritos en numerosos países, incluida Rusia.

Con el apoyo de Rusia, el Gobierno sirio logró cambiar el curso de la lucha contra el terrorismo y lanzar ofensivas en los principales frentes. 

La operación en Siria dispara el interés por las armas rusas

Las 4 armas rusas más letales utilizadas en Siria​