Relaciones Rusia-OTAN viven su peor momento desde la Guerra Fría

Las relaciones entre Rusia y la OTAN están en su peor momento desde el fin de la Guerra Fría, afirmó el jefe del Estado Mayor ruso, Valeri Guerásimov.

"Evaluando el estado de la seguridad europea, se puede llegar a una conclusión inequívoca de que Europa, sin duda, se está pasando de ser la región más estable y tranquila en este respecto a ser una zona de confrontación y tensión elevada", dijo en la VI Conferencia de Seguridad de Moscú.

Guerásimov atribuyó esta situación a diversos factores, como "el empeoramiento de las relaciones entre Rusia y la OTAN" que hoy "se encuentran en el punto más bajo desde el fin de la Guerra Fría".

Además denunció que actualmente faltan las condiciones para que Europa vuelva a ser una región estable en el plan militar.

“La retórica de confrontación respecto a Rusia solo aumenta, la UE y la OTAN acusan regularmente a Rusia de escalar la tensión”, dijo.

Según Guerásimov, “existe la plataforma para reunirse y al menos aclarar las posturas, las intenciones y las preocupaciones, y es el Consejo Rusia-OTAN, pero allí no hay diálogo entre los militares y hoy en día casi todos los contactos en formato de los expertos militares están suspendidos", constató.

Moscú ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por la actividad de la OTAN cerca de las fronteras rusas al calificarla de desestabilizadora y provocativa.

En mayo de 2016 entró en servicio el sistema antimisiles estadounidense Aegis Ashore –parte del escudo antimisiles de la OTAN– en la base de Deveselu, en Rumanía, a unos 600 kilómetros al oeste de la península rusa de Crimea.

EEUU está construyendo otra instalación similar con radares y misiles interceptores en la localidad polaca de Redzikowo, a unos 180 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado.

En la cumbre de julio pasado la OTAN aprobó un incremento sin precedentes de su presencia militar en el este de Europa al decidir emplazar cuatro batallones multinacionales, de 600 a 1.000 militares cada uno, en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia en el marco de su política de contención a Rusia.

Paralelamente, la Alianza sigue desplegando armas antimisiles estadounidenses en el Viejo Continente, algo que Moscú interpreta como una amenaza a su capacidad de disuasión nuclear.

Cuatro escenarios de posible enfrentamiento entre Rusia y la OTAN

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.