Kremlin tacha de provocación las manifestaciones no autorizadas

El Kremlin calificó de provocación las manifestaciones no autorizadas en varias ciudades de Rusia, que tuvieron lugar el pasado domingo, convocadas por el político opositor Alexéi Navalni.

"Lo que vimos ayer en algunos lugares, especialmente en Moscú, es una provocación y un engaño de la población", dijo el portavoz de la Presidencia de Rusia, Dmitri Peskov.

Indicó que "decían una pura mentira aquellos que la víspera (...) explicaban que la acción es legítima y de manera alguna se contradice con la ley".

Subrayó que las fuerzas del orden, que realizaron centenares de detenciones, actuaron "con gran profesionalismo" y de manera "absolutamente correcta".

Al mismo tiempo, Peskov aseguró que las autoridades de Rusia tomarán en cuenta las exigencias de los participantes de las marchas.

"En algunos lugares las protestas fueron autorizadas, contaban con el correspondiente permiso y cumplían todos los requisitos de la ley, (...); en esos casos sus lemas, propuestas y las críticas que se hicieron públicas serán tomadas en cuenta", dijo.

LA PREOCUPACIÓN DE OCCIDENTE

Más de 1.000 personas fueron detenidas durante la manifestación no autorizada en Moscú, incluido Navalni, informó a Sputnik una fuente policial.

Los países occidentales se precipitaron a lanzar críticas a las autoridades rusas por las detenciones realizadas.

"EEUU condena la detención de cientos de manifestantes pacíficos en Rusia", resaltó el Departamento de Estado de EEUU, y subrayó que "detener a manifestantes pacíficos es una ofensa a los valores democráticos".

En los mismos términos se pronunció la UE, que llamó a liberar a los detenidos.

"Llamamos a las autoridades rusas a atenerse a los compromisos internacionales asumidos ante el Consejo de Europa y la OSCE y respetar los derechos (de libertad de reunión, mítines y manifestaciones) y liberar sin dilación a los participantes de las manifestaciones pacíficas que fueron detenidos", señala un comunicado publicado en el sitio web del Servicio de Exteriores Europeo.

DOBLE RASERO

El Ministerio de Exteriores de Rusia calificó de doble rasero la reacción de Occidente a las detenciones de los promotores de las protestas ilegales en Moscú.

Subrayó que no fueron semejantes las reacciones a acciones similares de las autoridades de Alemania, Países Bajos y Austria, donde fue prohibida la celebración de ciertos actos.

El ministro ruso recordó que "nadie se preocupó al respecto, nadie dijo nada".

"Cuando acontecimientos análogos provocan diferente reacción viene a la cabeza el decantado doble rasero", apostilló el titular de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov.

NAVALNI

El opositor Alexéi Navalni fue multado por 20.000 rublos (351 dólares) o hasta 100 horas de trabajos en beneficio de la comunidad por organizar la manifestación no autorizada en Moscú.

"Navalni tendrá que pagar una multa administrativa de 20.000 rublos", dictaminó la juez, tras que reconocerle culpable de organizar una concentración que alteró el orden en un lugar público.

También tendrá que pasar 15 días en prisión por oponer resistencia durante la detención.

El político opositor rechazó los cargos, aludiendo que los funcionarios le ofrecieron los lugares alternativos para la concentración un día antes de la celebración, y no tres días después de presentar la solicitud.

Sin embargo, el director del Departamento de Seguridad y Anticorrupción de la capital, Vladímir Chérnikov, dijo a Sputnik que cuatro días antes de la marcha las autoridades propusieron al opositor trasladar la convocatoria al noreste o sureste de la ciudad.

Cómo fueron las protestas en las calles de Moscú

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.