Netanyahu viaja a Moscú para tratar con Putin la situación en Siria e Irán

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, viaja el jueves en una visita relámpago a Moscú para abordar con el presidente Vladímir Putin los últimos acontecimientos en el conflicto sirio y tratar el tema de Irán.

La visita se produce en un contexto enrarecido en Israel a causa de las investigaciones policiales en torno al primer ministro, relacionadas con distintas formas de corrupción, si bien todo indica que de momento no parece que Netanyahu vaya a ser procesado.

Un sondeo publicado este miércoles señala que el 53 por ciento de los israelíes cree que Netanyahu no está funcionando bien como primer ministro, frente a un 43 por ciento que asegura lo contrario.

Los analistas consideran que las investigaciones policiales son la causa del resultado negativo de la encuesta.

Netanyahu tratará con Putin del conflicto sirio, donde Israel no solo tiene sus intereses propios sino que también defiende los intereses de Arabia Saudí y otros países árabes suníes cuyo principal objetivo es la caída del presidente Bashar Asad.

Rusia, en cambio, es aliada de Asad y combate a los rebeldes sirios sobre el terreno, especialmente a los yihadistas desde hace un año y medio.

Se da la circunstancia de que los yihadistas han recibido una ayuda importante de los países suníes y de Estados Unidos desde que se inició el conflicto hace ahora seis años.

Netanyahu también explorará con Putin el tema de Irán, un país con el que Rusia mantiene buenas relaciones.

En medios políticos israelíes se afirma que una de las intenciones de Netanyahu es conseguir un compromiso de Putin en el sentido de que Irán, que tiene hombres combatiendo en Siria, no establecerá sus fuerzas en la frontera del Golán, frente al sector ocupado del Golán y anexionado unilateralmente por Israel tras la guerra de 1967.

Los viajes de Netanyahu a Moscú se producen repetidamente ya que los dos países defienden intereses de importancia en la región de Oriente Próximo.

Tras la salida de Barack Obama de la Casa Blanca, el primer ministro israelí ha vuelto a pasar a la ofensiva contra Teherán y trata de reclutar al presidente Donald Trump en ese frente, tal como hizo durante la entrevista que los dos mantuvieron en la Casa Blanca en febrero.

El encuentro entre Netanyahu y Putin se produce en un momento en el que el presidente de Estados Unidos todavía no ha aclarado cuál va a ser su política en Oriente Próximo.

La semana pasada el diario Al Hayat que se publica en Londres dijo que Trump tiene tres objetivos en la región: eliminar al Estado Islámico, reforzar la posición de Israel y acorralar a Irán. 

Rusia e Israel, 25 años de normalidad