Detenido un informático ruso en Barcelona a petición de EE UU

El programador ruso Stanislav Lisov fue detenido en España a mediados de este enero, supuestamente, a petición de EE UU, reveló su esposa, Daria, en declaraciones a la televisión RT.

"Los agentes españoles que le detuvieron han dicho que es a petición del FBI y de Interpol", dijo la mujer.

Stanislav Lisov, de 31 años, fue detenido el 13 de enero en el aeropuerto de Barcelona adonde la pareja, que reside en la ciudad rusa de Taganrog y estaba de vacaciones en España, llegó para devolver el coche de alquiler antes de tomar un avión con destino a Lyon.

El informático ruso, según su esposa, se encuentra en el centro penitenciario de Brians, en Cataluña, en condiciones que "dejan mucho que desear" y sin que se le hayan imputado cargos algunos.

"Solamente el miércoles, 18 de enero, el abogado les pasó sus objetos personales y artículos de higiene, (Stanislav) no se cambia la ropa desde el día 13", dijo Daria, que ya solicitó la asistencia del Ministerio ruso de Exteriores y del consulado general en Barcelona.

El portavoz de la Embajada de Rusia en España, Vasili Nioradze, afirmó por su parte que los diplomáticos fueron informados de la detención, tras lo cual se pusieron en contacto con representantes de las autoridades locales para "defender los intereses del ciudadano ruso y proporcionarle la ayuda consular necesaria".

La oficina de prensa del Departamento de Estado de EE UU rehusó comentar el caso y sugirió a RT dirigir sus preguntas a la justicia española. El FBI e Interpol, a los que la cadena también solicitó un comentario, no han proporcionado información hasta el momento.

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, rehusó vincular el caso con la "caza de brujas" provocada por las denuncias de ciberataques rusos a las elecciones en EE UU. "No podemos generalizar aquí, hay que hablar de cada caso concreto", dijo.

Al mismo tiempo, el representante del Kremlin afirmó que "Rusia no tolerará que los derechos y los intereses de sus ciudadanos en cualquier parte del mundo sean vulnerados sin motivo alguno, a menos que estén implicados en acciones ilegales".

Para evitar las sospechas infundadas, añadió, Moscú proporciona a tales ciudadanos la asistencia legal a través del Ministerio de Exteriores y las legaciones diplomáticas en el extranjero.

Lea más: Verdades y mentiras sobre los hackers rusos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.