AI solicita a las autoridades rusas la reapertura de su oficina en Moscú

Amnistía Internacional (AI) solicitó hoy las autoridades rusas la reapertura de su oficina en Moscú, precintada ayer sin previo aviso por supuestos impagos de alquiler, que la organización niega rotundamente.

"He remitido hoy la solicitud, pero la máquina burocrática trabaja con mucha lentitud y me han dicho que recibiremos una respuesta en un plazo de 10 días", dijo el director de la filial rusa de AI, Serguéi Nikitin, a medios locales.

Nikitin reconoció que no es muy optimista al respecto y adelantó que, en caso de que la respuesta sea negativa, AI recurrirá a los tribunales ordinarios.

El Departamento de Patrimonio del Ayuntamiento moscovita acusó ayer a la organización de derechos humanos de "violaciones de las condiciones de pago del alquiler" y aseguró que a AI se le envió "una reclamación sobre la necesidad de pagar lo adeudado en el plazo de un mes".

Agregó que ésta "ignoró" la alegación municipal, tras lo que fue advertida de que, "en el peor de los casos, dentro de tres meses el contrato de arrendamiento sería considerado nulo".

En cambio, Nikitin mantiene que AI pagó "todo a tiempo", que no recibió ningún "aviso" sobre la existencia de impagos y se mostró dispuesto a adelantar la mensualidad de noviembre para solventar "el malentendido".

Aseguró que sería "una gran injusticia" que el Ayuntamiento decidiera echar a AI de la oficina que arrienda al Estado ruso desde hace veinte años.

"Sinceramente, no puedo imaginar cuáles pueden ser los argumentos para la confiscación de la oficina por la que se ha pagado absolutamente todo", subrayó.

El director de AI en Europa, John Dalhuisen, tachó de "desagradable sorpresa" el precintado del local e insistió en que la organización están "segura" de que cumplió con sus obligaciones de pago.

Los colaboradores de AI se toparon ayer con que la puerta de su oficina estaba precintada, carecía de cerradura y alguien había instalado una alarma para evitar la entrada en el local, por lo que ahora deben trabajar desde sus domicilios.

Amnistía Internacional, organización que únicamente tiene presencia en los países que la invitan formalmente, ha sido muy crítica con algunas de las leyes aprobadas desde el retorno del presidente ruso, Vladímir Putin, al Kremlin en 2012.

En particular, Nikitin criticó en su momento la controvertida ley que considera "agente extranjero" a todas las ONG que reciben financiación exterior y ayer, mismo, denunció que los servicios penitenciarios recurren a la tortura para acallar la disidencia.

Lea más

Autoridades rusas cierran la oficina de Amnistía Internacional en Moscú 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies