Rusia está dispuesta a adherirse a congelación oferta de crudo

Rusia está dispuesta a adherirse a un acuerdo con otros productores de petróleo para congelar o cortar la oferta mundial de crudo, con el fin de estabilizar los precios del barril, aseguró hoy en Estambul su presidente, Vladímir Putin.

"Rusia tiene la voluntad de adherirse a los esfuerzos de otros países productores", dijo Putin durante su intervención en la 23 edición del Congreso Mundial de la Energía que arrancó hoy en Estambul.

"Creemos que congelar o incluso reducir la producción petrolera es la única forma para mantener la sostenibilidad de todo el sector energético. Eso va acelerar el reequilibrio del mercado", dijo Putin.

"Rusia esta lista para unirse a esfuerzos comunes para limitar la producción e insta a otros exportadores de petróleo a hacer lo mismo", añadió el mandatario de Rusia, uno de los tres mayores productores mundiales de crudo, junto a Arabia Saudí y Estados Unidos.

Expresó además su apoyo a "la reciente iniciativa de la OPEP (Organizaciones de Países Exportadores de Petróleo) de limitar su producción", y espera que en la reunión de la OPEP de noviembre se concreten las medidas para enviar una señal positiva a los mercados y a los inversores.

Putin aludió así al preacuerdo alcanzado por la OPEP (organización a la que no pertenece Rusia) hace dos semanas en Argel, de reducir la producción conjunta de sus catorce países miembros hasta dejarla en un nivel de entre 32,5 y 33 millones de barriles diarios (mbd) en 2017.

Aunque aún depende de la concreción de sus detalles en la reunión de la OPEP prevista para el 30 de noviembre en Viena, el pacto ha impulsado a los precios del barril en las últimas dos semanas hasta los niveles más altos en un año, en torno a los 50 dólares, aunque aún siguen lejos de los más de 100 dólares/barril que promediaron entre 2011 y mediados de 2014.

El discurso de Putin tuvo lugar pocos minutos después de que, en el mismo foro, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijera que "ha llegado la oportunidad de que los productores de petróleo de OPEP y No-OPEP definitivamente nos pongamos de acuerdo en una ruta" para estabilizar el mercado y llegar a un nivel de precios que permitan inversiones para reponer inventarios y para nuevas tecnologías.

Ambos presidentes aludieron a las dificultades que han supuesto para los países exportadores netos de "oro negro" sector el desplome de los precios en los dos últimos años, que han reducido drásticamente la inversión en el sector.

Maduro abogó incluso por "nuevos mecanismos (...) para precios realistas y justos de un ciclo de diez años".

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies