Ramzán Kadírov asume de nuevo la presidencia de Chechenia

El líder de Chechenia, Ramzán Kadírov, asumió hoy por tercera vez la jefatura de esa república del Cáucaso norte ruso tras lograr una aplastante victoria en las elecciones del 18 de septiembre.

Kadírov, que cumplió hoy 40 años, destacó al jurar el cargo con la mano en la Constitución de Rusia que el apoyo de casi el 98 % de la población que logró en los comicios demuestra que el pueblo chechén apoya "la política de estabilidad y desarrollo pacífico".

"Hemos terminado para siempre con la guerra al acabar con el terrorismo. Hemos reconstruido la república y la hemos convertido en la más estable, segura y dinámica de todas las regiones de Rusia", agregó.

Aseguró que una de sus prioridades es reducir el desempleo y educar a la juventud en los valores tradicionales y los principios religiosos del islam, ya que, "de lo contrario, sus corazones serán secuestrados por los terroristas".

Kadírov, que asumió la jefatura de la república en 2007 recién cumplidos los 30 años, anunció formalmente en febrero pasado su intención de dejar el cargo, pero el presidente ruso, Vladímir Putin, le hizo reconsiderar su opinión.

Putin ha defendido siempre a capa y espada a Kadírov, al que ha elogiado por estabilizar su república, antes el polvorín del Cáucaso, al descabezar a la guerrilla separatista e yihadista y mejorar el nivel de vida de su pueblo.

El líder chechén se ha visto implicado en continuos escándalos, en particular por el artículo que publicó en el diario central ruso "Izvestia" y en el que llamó "enemigos del pueblo" y "traidores" a los opositores a Putin.

Además, pocos días después del asesinato en febrero de 2015 del líder opositor Boris Nemtsov en un puente cerca del Kremlin, Kadírov describió como "un auténtico patriota de Rusia" al chechén Zaur Dadáev, considerado por la Justicia el autor material de ese crimen.

Hace unos meses, Iliá Yashin, colaborador de Nemtsov, publicó un informe en el que acusaba al líder chechén de constituir "una amenaza para la seguridad nacional".

"Poca gente se ha dado cuenta de que en el territorio de Rusia en los últimos años se ha formado nuestro propio Estado Islámico. El califato chechén vive con sus propias tradiciones y leyes pero recibiendo miles de millones de subsidios del presupuesto federal ruso", señala el informe.

El opositor denunció la existencia en Chechenia de un "ejército privado" de Kadírov que, según los expertos, está integrado por 30.000 hombres que responden ante su líder y no ante el poder federal.

Kadírov también es acusado por la oposición y activistas de derechos humanos de estar detrás de la muerte hace diez años de la periodista de "Nóvaya Gazeta", Anna Politkóvskaya, y la activista chechena Natalia Estemírova (2009).

Al igual que su padre, Ajmad Kadírov, que ejerció como presidente chechén fiel a Moscú hasta su asesinato a manos de la guerrilla en mayo de 2004, Ramzán Kadírov combatió contra las fuerzas federales rusas en la primera guerra chechena (1994-1996), pero después se pasó al otro lado. 

Lea más

Putin confirma al polémico Kadírov en el poder >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies