Kerry llega a Rusia con propuesta de coordinar los bombardeos en Siria

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, llegó el jueves a la reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin, con una propuesta sin precedentes en el conflicto sirio: bombardeos conjuntos contra el Estado Islámico y otros grupos yihadistas.

Hasta ahora, EEUU había rechazado todos los llamamientos del Kremlin para coordinar sus operaciones sobre el terreno escudándose en que el único objetivo de la intervención aérea rusa era mantener a toda costa en el poder al líder sirio, Bachar al Asad.

Según el diario "Washington Post", el pacto militar consistiría en sincronizar operaciones conjuntas para lo que habría que intercambiar información de inteligencia con el fin de identificar y localizar los objetivos terroristas.

Oficiales militares de Rusia y EEUU también compartirían un centro de control, que estaría situado cerca de Ammán, capital jordana.

A grandes males, grandes remedios: el objetivo sería destruir los bastiones del Estado Islámico y el Frente al Nusra, que se ha hecho fuerte en las últimas semanas en la segunda ciudad siria, Alepo, que está siendo asediada por el Ejército sirio.

En su cuarta visita a Rusia en poco más de un año, Kerry expresó al comienzo de la reunión con Putin en el Kremlin su confianza en que se logren "auténticos avances" y que estos "se puedan medir e implementar realmente" en Siria.

A lo más que habían llegado hasta ahora ambos países era a coordinar sus misiones aéreas para evitar encontronazos como el que provocó a finales de 2015 la congelación de las relaciones entre Rusia y Turquía.

Y es que ambas partes ni siquiera se han puesto de acuerdo sobre qué grupos guerrilleros sirios son considerados terroristas y por lo tanto objetivos legítimos para su aviación.

Por su parte, Putin recordó que su reciente conversación telefónica con el presidente de EEUU, Barach Obama, le convenció de que ambos países aspiran a lograr "resultados positivos" en su cooperación para el arreglo de los diferentes conflictos que azotan al mundo.

En cambio, en una demostración que no todos en Washington ven bien la cooperación militar con Putin, el Pentágono recordó hoy que el secretario de Defensa, Ash Carter, es "escéptico" sobre las intenciones de Rusia y se manifestó poco optimista sobre el éxito de las negociaciones en Moscú.

"Pero estamos abiertos a hablar sobre si Rusia se compromete a tomar el camino correcto en Siria", dijo Peter Cook, portavoz del Departamento de Defensa, quien recordó que, "hasta el momento, está claro que Rusia no ha marcado al EI como objetivo".

Por su parte, la Cancillería rusa aseguró que a Rusia "no le satisface el ritmo al que se desarrolla la cooperación militar" con EEUU, al que acusó de instigar bajo mesa a otros países a negarse a cooperar con Moscú.

"Después la situación sobre el terreno, en particular en Siria, demostró que sin Rusia estos asuntos son imposibles de solucionar. Pero no porque nosotros seamos tan geniales, sino porque ellos no lo son", dijo María Zajárova, portavoz de Exteriores.

En caso de que ambas partes lograran un acuerdo, esto supondría un giro copernicano de la estrategia norteamericana en Siria, donde Washington lidera una coalición internacional que en dos años ha logrado escasos éxitos a la hora de frenar el avance de los yihadistas.

Fue la intervención aérea rusa a partir de octubre de 2015 la que supuso un punto de inflexión a la guerra y permitió una contraofensiva de las fuerzas gubernamentales y de las milicias kurdas.

Precisamente, los kurdos, que controlan la frontera con Turquía y forman parte de la coalición internacional liderada por EEUU, aseguraron hoy que apoyarían "con todas sus fuerzas" dicha cooperación ruso-estadounidense.

Mientras, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, expresó su confianza en que en las consultas de Kerry en Moscú haya progresos para el arreglo político del conflicto, cuyas negociaciones en Ginebra están estancadas desde mayo.

Obama puso el 1 de agosto como fecha límite para lograr avances en el arreglo del conflicto, algo que parece difícil de cumplir en estos momentos, cuando ni siquiera se ha convocado una nueva ronda de conversaciones.

Con todo, Rusia urgió hoy a "no bajar los brazos" y agilizar las consultas para la reanudación de las negociaciones aplazadas por las discrepancias entre régimen y oposición, que acusó al Ejército de violar el alto el fuego en vigor desde finales de febrero.

El Ministerio de Defensa ruso advirtió hoy que la última tregua declarada en Siria concluye esta medianoche, lo que no ha impedido al Frente al Nusra lanzar varios ataques en las provincias de Damasco, Alepo y Homs.

Kerry, que se reunirá mañana, viernes, con su colega ruso, Serguéi Lavrov, informará el lunes a los ministros de Exteriores de la Unión Europea sobre los resultados de sus consultas en la capital rusa.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies