Putin ordena a su Gobierno normalizar las relaciones con Turquía

 El presidente ruso, Vladímir Putin, encargó a su Gobierno preparar las medidas para la normalización total de las relaciones entre Rusia y Turquía, tras mantener una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogán.

Los dos líderes, en su primer contacto tras el derribo por Ankara de un avión militar ruso en la frontera turco-siria, acordaron estudiar la posibilidad de celebrar una cumbre bilateral para abordar las relaciones entre ambos países, prácticamente congeladas desde el incidente en noviembre pasado.

"Quiero informaros de que después de la carta que nos envió el presidente de Turquía se ha tomado la decisión de comenzar el proceso de normalización con los socios turcos", dijo Putin en una reunión con el Gobierno ruso retransmitida por la televisión local.

Como primer paso para la normalización, Putin anunció el levantamiento de la prohibición a los turoperadores rusos de vender viajes a Turquía, el segundo destino turístico de los rusos antes de la adopción de las sanciones, con 3,2 millones de viajeros en 2014.

"Aunque esto ocurra en medio de la reactivación del terrorismo, eliminamos las barreras administrativas en este campo, y le pido al Gobierno comenzar el proceso de normalización en general de los vínculos económicos y comerciales con Turquía", agregó.

El anuncio de la puesta en marcha de las relaciones entre Moscú y Ankara tiene lugar horas después de los atentados suicidas de anoche en el aeropuerto Atatürk de Estambul, que causaron al menos 41 muertos y 239 heridos.

"Al comienzo de la conversación (con Erdogán) le expresé las condolencias al presidente del país y a todo el pueblo turco con motivo del atentado terrorista que se produjo en Estambul", dijo Putin.

El líder ruso "destacó que el mensaje recibido del presidente turco (en el que se disculpó por el derribo del avión) ha creado las condiciones para pasar página en las relaciones bilaterales y restablecer el trabajo conjunto de orden regional e internacional, así como el desarrollo de todo el conjunto de las relaciones ruso-turcas", se afirma en la nota oficial del Kremlin.

Erdogán remitió a Putin una carta en la que pidió perdón por el derribo del cazabombardero ruso Su-24 y la muerte de unos de sus pilotos, asesinado en territorio sirio por las milicias turcomanas opositoras al régimen de Damasco después de catapultarse del aparato.

En su mensaje, Erdogán asegura que "en relación con el ciudadano de Turquía al que se asocia con la muerte del piloto ruso se ha iniciado y se lleva a cabo una investigación".

El mandatario turco se mostró dispuesto, además, a hacer todo lo posible "para restablecer las tradicionales relaciones de amistad entre Turquía y Rusia, así como para reaccionar a las crisis en la región y luchar contra el terrorismo", según declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El derribo del caza ruso detonó una grave crisis en las relaciones entre los dos países y llevó al presidente ruso a acusar a Ankará de asestarle a Rusia una "puñalada por la espalda" y de sostener con dinero, medios y guerrilla a los yihadistas del Estado Islámico.

Rusia reaccionó con una batería de sanciones económicas contra Ankara que hicieron mucho daño a la economía de ese país.

Lea más: ¿Qué se esconde tras las disculpas de Erdogan por el derribo del Su-24?

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies