Artista ruso es multado tras incendiar la puerta del antiguo KGB

El controvertido artista ruso Piotr Pavlenski, famoso por impactantes "performances" de protesta contra el Kremlin, fue hoy multado y puesto en libertad tras ser considerado culpable de prender fuego a la entrada de la histórica sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

 

Pavlenski fue declarado culpable de dañar el patrimonio cultural, en referencia a la puerta de madera del edificio donde fueron asesinados y torturados numerosos enemigos del pueblo durante la Unión Soviética.

 

Contra todo pronóstico, el Tribunal Meshanski de la capital rusa multó al artista con casi millón de rublos (unos 14.000 euros), pero lo liberó con el argumento atenuante de que tiene dos niños pequeños a su cargo, según medios locales.

 

La Fiscalía acusó a Pavlenski de quemar intencionadamente la puerta de madera del edificio histórico "donde en los años de la represión eran mantenidos bajo arresto prestigiosas personalidades de la ciencia y la cultura".

 

En cambio, la defensa expuso que el incidente fue "exclusivamente un acto artístico" y negó que la puerta dañada sea patrimonio cultural, ya que es una réplica de la antigua que fue instalada en 2008.

 

"La puerta no tiene valía ni artística ni histórica, ya que no es auténtica. Un artista no puede ser considerado un elemento criminal o penal, ya que es un artista político", dijo.

 

Pavlenski, que llamó a su acción "Amenaza" y lo definió "como un gesto contra el terrorismo" estatal, adelantó tras el juicio que recurrirá el fallo y no tiene previsto pagar la multa.

 

"Incluso si tuviera esa cantidad, no la pagaría", dijo y pidió encarecidamente a sus partidarios a que no recauden dinero con ese fin.

 

El 9 de noviembre de 2015 el artista se acercó a la entrada principal de la imponente edificio del FSB, en la céntrica plaza Lubianka, roció la puerta con una sustancia que llevaba en una garrafa y le prendió fuego con un mechero.

 

El artista fue detenido casi inmediatamente por varios policías y trasladado a una comisaría acusado de "gamberrismo", pero antes tuvo tiempo de fotografiarse delante de la puerta en llamas, como pudo verse en una imagen colgada en Twitter.

 

La imagen del controvertido pintor y artista dio la vuelta al mundo hace dos años, cuando se desnudó y clavó su escroto a los adoquines de la plaza Roja, frente al Mausoleo de Lenin.

 

Entonces, explicó que no le quedaba otro remedio ya que Rusia "se está convirtiendo en una cárcel" y sintió que ese lugar emblemático es "un nido de autoritarismo, saturado del espíritu de paranoia que se propaga por todo el país", según dijo en unas declaraciones a Efe.

 

Antes, el artista había realizado otras acciones de protesta contra el Gobierno del presidente ruso, Vladímir Putin, como cuando se enrolló en alambre de espino, totalmente desnudo, frente al edificio de la Asamblea Legislativa de San Petersburgo, donde reside.

 

Esa acción, llamada "Cuerpo", simbolizaba "la existencia humana en un ambiente de represión legal, cuando el más mínimo movimiento provoca una durísima reacción del sistema legislativo, que se clava en el cuerpo del individuo".

 

En otra ocasión se cosió la boca para apoyar al grupo femenino punk Pussy Riot, cuyas integrantes fueron encarceladas por cantar contra Putin en el principal templo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Moscú.  

 

Lea más

 

Los cinco escándalos más sonados de Piotr Pavlenski >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies