Rusia: Expulsarnos de Río sería como los boicot de Moscú 80

El ministro de Deportes ruso, Vitali Mutkó, advirtió hoy de que la expulsión del equipo olímpico ruso de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro por presunto dopaje de Estado sería comparable a los boicot contra los Juegos de Moscú 80 y Los Ángeles 84.

"Será una vuelta a los tiempos de los boicot. Puedo asegurar que el Estado nunca ha apoyado ni apoya a las personas que se dopan", dijo Mutkó después de que el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, señalara que no sólo los atletas, sino también todos los organismos implicados, serán castigados si se demuestra el dopaje masivo en anteriores Olimpiadas.

En 1980, Estados Unidos y sus aliados boicotearon los Juegos de Moscú tras la entrada de tropas soviéticas en Afganistán, y cuatro años más tarde, la Unión Soviética y los países del bloque socialista no acudieron a las Olimpiadas de Los Ángeles.

La semana pasada, el presidente de la Federación Rusa de Atletismo (FRA), Dmitri Shliajtin, denunció a Efe una conspiración para impedir que este país dispute los Juegos Olímpicos de Río.

"Alguien está haciendo todo lo posible para que Rusia no compita en los Juegos Olímpicos y no sólo los atletas, sino también el resto de deportistas", dijo en alusión a las continuas revelaciones sobre un presunto programa estatal ruso de promoción del dopaje.

Tras los recientes escándalos con el dopaje masivo en el atletismo ruso y el consumo masivo entre los deportistas ruso del meldonium, un fármaco cardiovascular prohibido por la Agencia Mundial Antidopaje, nuevas revelaciones periodísticas han apuntado al dopaje en las Olimpiadas de invierno de Sochi 2014.

El antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Ródchenkov, y el funcionario de la Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA), Vitali Stepánov, han denunciado a medios estadounidenses que decenas de atletas rusos, incluido al menos 15 medallistas, fueron dopados en Sochi por las propias autoridades del país anfitrión.

Ródchenkov admitió que él mismo suministró a los deportistas un cóctel de tres esteroides anabolizantes -metelona, trenbolona y oxandrolona-, que les permitía recuperarse rápidamente de los entrenamientos de gran intensidad y competir al máximo nivel durante varias jornadas consecutivas.

Además, relató que presuntos agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) manipularon durante el transcurso de los Juegos Olímpicos las muestras de orina para evitar que los atletas rusos fueron descubiertos.

Aparentemente, el método dio resultado, ya que, después de quedar en sexta posición en los Juegos de Vancouver, los atletas rusos lograron en Sochi 33 medallas, trece de ellas de oro, diez más que en tierras canadienses, lo que les permitió lograr contra todo pronóstico la primera posición en el medallero por delante de EEUU.

Lea más

 

Rusia expulsada del mundo del atletismo por dopaje, ¿qué pasará ahora? >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies