General de policía elegida Defensora del Pueblo de Rusia

La diputada y general de policía Tatiana Moskalkova, de 60 años, fue elegida hoy como Defensora del Pueblo de Rusia por la Duma del Estado, la Cámara Baja del Parlamento.

A favor de su candidatura votaron 323 diputados, cuando para su elección se requería el apoyo de 226 legisladores.

Moskalkova, miembro del grupo parlamentario de Rusia Justa (RJ), sustituye en el cargo a otra mujer, a Ella Panfílova, quien recientemente asumió la presidencia de la Comisión Electoral Central de Rusia.

Con un larga trayectoria como jurista en el Ministerio del Interior, donde alcanzó el grado de general mayor, ha sido elegida diputada por RJ para los dos próximas legislaturas.

"Juro defender los derechos y libertades de las personas y los ciudadanos; cumplir rigurosamente mis obligaciones de conformidad con la Constitución y la legislación de Rusia, con la justicia y mi propia conciencia", dijo Moskalkova al asumir el cargo.

Expresó su pesar por tener que abandonar la Duma y explicó que sus relaciones con sus compañeros parlamentarios tendrán ahora un nuevo formato, que -admitió- no tiene muy claro.

"Lo que sí sé a ciencia cierta es que ustedes jamás se avergonzarán mí", dijo la nueva Defensora del Pueblo.

Con anterioridad, al presentar su candidatura, Moskalkova indicó que "el tema de los derechos humanos es activamente empleado por organizaciones occidentales y de Estados Unidos como un instrumento de chantaje, especulación y amenaza para intentar desestabilizar y presionar a Rusia".

"El Defensor de Pueblo tiene suficientes herramientas para neutralizar esos fenómenos", recalcó.

El Kremlin, por medio de su portavoz, Dmitri Peskov, se congratuló por la elección de Moskalkova.

Desde al Consejo de la Federación, la Cámara Alta del Parlamento, la senadora Yelena Mizulina, le deseó éxitos a la nueva Defensora del Pueblo y expresó su esperanza de que su larga carrera en el Ministerio del Interior no haya marcado a Moskalkova con "deformaciones profesionales".

"El problema es que ella trabajó muchos años en una institución que lucha contra la delincuencia y que, de hecho, tiene carácter inculpatorio. Los que trabajan allí tienen ciertas deformaciones profesionales", dijo Mizulina a un grupo de periodistas.

Además, agregó que no lo tendrán fácil las personas que recurran a la Defensora del Pueblo, "porque la verán como una persona que trabajó mucho tiempo en la institución que más vulnera los derechos humanos, ya que cuenta con muchas atribuciones".

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies