Rusia y EEUU reiteran su compromiso con el alto el fuego en Siria

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, reiteraron ayer en una conversación telefónica el compromiso de sus países para mantener y respetar el alto el fuego decretado en Siria con su mediación.

"El ministro y el secretario de Estado pusieron el acento en la necesidad de reforzar la cooperación ruso-estadounidense para consolidar el cese de hostilidades" en Siria, señala un comunicado difundido en la web del departamento ruso de Exteriores.

Lavrov y Kerry, agrega la nota, "subrayaron su compromiso de incrementar los esfuerzos en la lucha contra el Estado Islámico, el Frente al Nusra y las organizaciones terroristas relacionadas con ellos".

También "acordaron tomar medidas suplementarias para evitar que (los yihadistas) se nutran de armas y guerrilleros desde el exterior".

Los dos políticos confirmaron "la necesidad de que el diálogo intersirio tenga un carácter integrador, incluida la participación de pleno derecho de representantes de la población kurda del país" árabe, concluye.

A dos días de que se reanuden las negociaciones de paz de Ginebra, el Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, y la oposición externa mantienen diferencias aparentemente insalvables para avanzar hacia el final de más de cinco años de guerra civil, que ha costado la vida a más de 260.000 personas.

La Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), entidad formada por políticos opositores en el exilio y grupos rebeldes sirios, reiteró ayer que las conversaciones deben centrarse en la constitución de un órgano de gobierno temporal, entendido de una manera muy distinta de la que lo interpreta Damasco.

Mientras Asad insiste en que la transición pasa por la formación de un Gobierno de Unidad Nacional con miembros del actual gabinete, la oposición exige la creación de un órgano ejecutivo de transición que no incluya a nadie del régimen que haya participado en actos de represión.

Hasta ahora, las partes del conflicto no han sido capaces de superar las líneas rojas que se ponen unos a otros para sentarse cara a cara en la mesa de negociaciones.

Así, mientras Washington y la oposición exigen que el presidente sirio renuncie a seguir en el futuro en la escena política, Moscú y Damasco insisten en que eso lo deberá decidir el pueblo sirio, con lo que dejan la puerta abierta para que el líder sirio vuelva a presentarse a unas elecciones.


Lea más

Las claves del alto el fuego en Siria >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.