Asad: Rusia mantendrá su presencia militar en Siria para frenar a Occidente

Rusia mantendrá su presencia militar en Siria incluso cuando se restablezca la seguridad en el país, no sólo para hacer frente al terrorismo sino también para frenar los "deseos hegemónicos de Occidente", dijo el presidente sirio, Bachar al Asad, en una entrevista difundida hoy por la agencia rusa RIA Nóvosti.

"Occidente, tanto durante la Guerra Fría como después, no ha cambiado de política: quiere hegemonía a la hora de tomar decisiones internacionales. Necesitamos las bases militares (rusas) para garantizar el equilibrio en el mundo", dijo Al Asad.

Al mismo tiempo, "incluso si se restablece la seguridad en Siria", agregó el presidente sirio, las bases rusas serán necesarias "porque son efectivas en la lucha contra el terrorismo".

Al Asad aseguró que los militares rusos se quedarán en Siria pese a que las negociaciones en Ginebra entre Damasco y la oposición buscan una transición política que podría sacar de la escena política al actual régimen.

"La lucha contra el terrorismo no es algo rápido. El terrorismo se ha extendido durante décadas por la región y se necesitará mucho tiempo para vencerlo", argumentó.

En otra declaración que alude al incierto futuro de Siria, Al Asad aseguró que serán las empresas de los países aliados de Damasco -Rusia, China e Irán- las que participen en la reconstrucción del país una vez termine la guerra civil que empezó hace más de cinco años.

"Esperamos que el proceso se apoye en los tres Estados que ayudaron a Siria durante esta crisis y que son Rusia, China e Irán. Aunque creo que muchos otros Estados que se pusieron en contra de Siria, en primer lugar los occidentales, tratarán de enviar a sus empresas para participar en ese proceso. Nosotros, sin embargo, tenemos claro que nos dirigiremos a los países amigos", apuntó.

El presidente sirio no dudó en acusar a Francia, el Reino Unido y otros países occidentales, además de Turquía y Arabia Saudí, de sostener directamente al terrorismo que opera en Siria e Irak.

"El terrorismo es un problema de todos. Es apoyado directamente por Turquía, por la familia real de Arabia Saudí y por una parte de los Estados occidentales, sobre todo Francia y el Reino Unido", dijo Al Asad.

El resto de los países occidentales, agregó el líder sirio, "observan, sin emprender nada serio" para solucionar el problema.

Las negociaciones de paz que se celebran en Ginebra siguen estancadas pese al alto el fuego decretado en Siria con mediación de Washington y Moscú y la retirada del grueso de las fuerzas aéreas rusas del país árabe.

El papel de Al Asad en la futura transición siria sigue siendo el principal escollo para desatascar el proceso de paz.

Así, mientras Estados Unidos y la oposición exigen que el presidente sirio renuncie a seguir en el futuro en la escena política, Moscú y Damasco insisten en que eso lo deberá decidir el pueblo sirio, con lo que dejan la puerta abierta para que Al Asad se vuelva presentar a unas elecciones.

Lea más

Por qué siguen muriendo militares rusos en Siria >>> 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies