Rusia intervendrá en reconstrucción de Palmira, afirma Putin

El presidente Vladimir Putin aseguró hoy que los militares de Rusia colaborarán con sus colegas sirios en la retirada de artefactos explosivos activados por el Estado Islámico (EI) y otros grupos terroristas en la liberada ciudad de Palmira.

La promesa fue expresada en una conversación telefónica por el mandatario a la directora general de la Oficina de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco), Irina Bókova, confirmó el asesor de prensa de Putin, Dmitri Peskov.

Según el vocero, el jefe del Kremlin felicitó durante la plática a la titular de la Unesco por la liberación de la ciudad patrimonial llevada a cabo hoy por el Ejército de Damasco y la milicia denominada Halcones del Desierto con apoyo aéreo de Rusia y Siria.

Putin y Bókova acordaron que la Unesco, Rusia y Damasco evaluarán la destrucción causada por los terroristas a este sitio, uno de los seis de Siria clasificados como Patrimonio de la Humanidad, y elaborarán un plan para recuperar los monumentos, se informó.

La titular de la Unesco, por su parte, agradeció el apoyo de Rusia y reiteró la disposición de ese organismo internacional de trabajar de conjunto, explicó Peskov.

Desde Damasco, en otra conversación telefónica con Putin, el presidente constitucional, Bashar al Assad, exhortó a la comunidad mundial a colaborar en la reconstrucción de Palmira, añadió la web del Kremlin.

El canal Rossiye 24 reportó que con la ayuda de la aviación de Rusia y Siria, el Ejército leal a al presidente al Assad y los Halcones del Desierto lograron el control total de Palmira.

Fueron eliminados los últimos reductos del EI que quedaban durante los enfrentamientos ocurridos en la madrugada, tras los principales enfrentamientos registrados cerca del aeropuerto y en el centro de la ciudad, informó el Estado Mayor de la ofensiva gubernamental.

El corresponsal de la televisión rusa reportó desde el escenario de los acontecimientos que unidades de zapadores de las Fuerzas Armadas sirias llevan a cabo el desminado de edificios y calles, en las que los terroristas colocaron un gran volumen de explosivos de producción industrial y de fabricación casera.

Por solicitud de al-Assad, Rusia inició el 30 de septiembre último una ofensiva aérea en respaldo al Ejército de tierra sirio para frenar la expansión de los yihadistas, y en cinco meses logró lo que no pudieron hacer en cinco años Estados Unidos y sus aliados con bombardeos no autorizados por Damasco ni la ONU.

Tras concertar una tregua y los pasos necesarios en una conversación telefónica con su par estadounidense, Barack Obama, el presidente ruso informó el 26 de febrero último la entrada en vigor de un cese de las hostilidades en Siria, salvo para grupos calificados de terroristas por la ONU como el EI y el Frente al Nusra.

Iniciado en marzo de 2011, el conflicto estimulado desde el inicio por Washington y sus aliados europeos y de la región provocó ya más de 255 mil muertes según la ONU, aunque fuentes sirias cifran este indicador en más de 500 mil y cerca de 12 millones de desplazados.

Lea más

El Ermitage prepara la reconstrucción de monumentos en Palmira >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.