Rusia pide a EEUU que renuncie a emplazar defensas antimisiles en Corea

Rusia, que apoyó ayer en el Consejo de Seguridad de la ONU una dura resolución contra Corea del Norte, pidió hoy a Estados Unidos que renuncie a sus planes de emplazar sistemas de defensa antimisiles en la península coreana para no provocar otra escalada nuclear entre Seúl y Pyongyang.

 

"Es inadmisible una escalada de tensión y la instigación de una carrera armamentística. Esperamos que las partes sopesen todas las implicaciones de emplazar (en Corea del Sur) complejos de defensa antimisiles estadounidenses THAAD", señaló el Ministerio de Exteriores ruso en su página web.

 

Al mismo tiempo, Rusia, uno de los pocos aliados del régimen norcoreano, justificó la resolución de la ONU como "una medida forzosa después de que Pyongyang haya ignorado durante más de diez años las exigencias del Consejo de Seguridad, que le obligan a replegar inmediatamente su programa armamentístico nuclear".

 

"Esperamos que la parte norcoreana saque las conclusiones correctas y vuelva a la mesa de negociaciones para resolver el problema nuclear en la península de Corea", agregó la cancillería.

 

Igualmente, Moscú expresó su esperanza de que la resolución de la ONU no sirva de pretexto "para empeorar la situación económica y humanitaria de los ciudadanos" norcoreanos.

 

Pese a todo, Corea del Norte respondió hoy a la nueva resolución del Consejo de Seguridad con el lanzamiento de otros seis misiles de corto alcance.

 

Mientras Seúl investiga la naturaleza de los proyectiles, los expertos han señalado que podrían ser misiles balísticos KN-01, en cuyo caso se trataría de una violación de todas las resoluciones la ONU.

 

La resolución 2270, aprobada como represalia por los ensayos nuclear y de misiles llevados a cabo por Pyongyang en enero y febrero, contempla castigos como la inspección obligatoria de cargamentos, restricciones en la exportación de materias primas, embargo del comercio de armas ligeras y prohibición de venta al país de combustible aeroespacial, entre otros.

 

Estas medidas, que buscan cortar de raíz el acceso a recursos para financiar los programas militares norcoreanos, se consideran las más duras impuestas hasta el momento al régimen de los Kim y amenazan con golpear tanto a la elite como al pueblo en el país más aislado del mundo.

 

Lea más

 

Rusia niega que ayudase a Corea del Norte en la creación de nuevo misil >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.