Kadírov anuncia su intención de dejar el cargo de presidente de Chechenia

El líder de la república rusa de Chechenia, Ramzán Kadírov, anunció el sábado su intención de dejar el cargo cuando expire su mandato en abril, coincidiendo su declaración con el primer aniversario del asesinato del dirigente opositor ruso Borís Nemtsov.

"Para que no utilicen mi nombre contra mi propio pueblo, considero que los dirigentes del Estado deben buscar a otra persona. Lo digo: mi momento ha pasado", aseguró Kadírov en declaraciones al canal NTV.

Kadírov, que fue hoy acusado por la oposición extraparlamentaria de estar implicado en el asesinato de Nemtsov hace un año frente al Kremlin, aseguró que entre los miembros de su equipo de gobierno en Chechenia el Kremlin tiene muchos sucesores entre los que elegir.

Destacó que cada persona tiene un límite: "Este es mi límite. Este es el límite para Kadírov", dijo el gobernante republicano, que asumió la jefatura chechena en 2007 recién cumplidos los 30 años.

Hasta ahora, el presidente ruso, Vladímir Putin, había defendido a capa y espada a Kadírov, al que ha elogiado por estabilizar su república, antes el polvorín del Cáucaso, al descabezar a la guerrilla separatista e yihadista y mejorar el nivel de vida de su pueblo.

No obstante, los continuos escándalos en los que se ha visto implicado han acabado por pasarle factura, en particular el artículo que publicó en el diario "Izvestia" y en el que llamó "enemigos del pueblo" y "traidores" a los opositores a Putin.

Pocos días después del asesinato de Nemtsov con varios disparos en la espalda en un puente cerca del Kremlin, Kadírov describió como "un auténtico patriota de Rusia" a Zaur Dadáev, considerado por la Justicia rusa el autor material de ese crimen.

Recientemente, Kadírov publicó en Instagram un montaje de vídeo en el que se veía al ex primer ministro y líder del partido liberal PARNAS, Mijáil Kasiánov, a través de una mirilla telescópica, imágenes que fueron retiradas por la red social por contravenir las normas de uso.

El dirigente opositor calificó el vídeo de "amenaza directa de asesinato contra una personalidad publica", delito tipificado en el Código Penal ruso y que se castiga con hasta dos años de prisión.

Poco después, Kasiánov, estrecho aliado del asesinado Nemtsov, fue agredido en un restaurante del centro de Moscú por unos diez desconocidos, que le arrojaron una tarta y profirieron amenazas en su contra, todos oriundos de Chechenia, según medios locales.

Esta semana, Iliá Yashin, colaborador de Nemtsov, publicó un informe en el que acusaba al líder chechén de constituir "una amenaza para la seguridad nacional".

"Poca gente se ha dado cuenta de que en el territorio de Rusia en los últimos años se ha formado nuestro propio Estado Islámico. El califato chechén vive con sus propias tradiciones y leyes pero recibiendo miles de millones de subsidios del presupuesto federal ruso", señala el informe.

El opositor denunció la existencia de un "Ejército privado" de Kadírov que, según los expertos, está integrado por 30.000 hombres que responden ante su líder y no ante el poder federal.

Kadírov también es acusado por la oposición y activistas de derechos humanos de estar detrás de la muerte hace diez años de la periodista de "Nóvaya Gazeta" Anna Politskóvskaya, de y la activista chechena Natalia Estemírova (2009).

Al igual que su padre, que ejerció el cargo de presidente chechén hasta su asesinato a manos de la guerrilla en mayo de 2004, Kadírov combatió contra las fuerzas federales rusas en la primera guerra chechena (1995-1996), pero después se pasó al otro bando.

Lea más

El líder chechén, el fiel pero incómodo partidario de Putin >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.