Embajador cubano en Rusia apuesta por cooperación con regiones

El embajador cubano en Rusia, Emilio Lozada, apostó aquí por un incremento sustantivo de la cooperación y nexos culturales y humanitarios con todos los sujetos administrativos y potenciar las inversiones en el país caribeño.

Destacó Lozada durante una reunión de trabajo con el gobernador de Ivanovo, Pavel Konkov, la intención de desarrollar a un nivel superior las relaciones económico-comerciales con las regiones, a la par de hallar nuevas oportunidades inversionistas en la isla.

Al respecto, comentó el diplomático que una ayuda tecnológica a la industria textil cubana podría ser una forma concreta de participación rusa en las inversiones, al tener en consideración la explotación todavía de equipamiento soviético en ese sector.

Expuso Lozada las oportunidades de comercio a partir de la aprobación de una nueva ley de inversiones en la Isla y la puesta en marcha de la Zona Económica Mariel, a 45 kilómetros de la capital.

Se refirió igualmente a la posibilidad de calificación profesional de especialistas cubanos en instituciones especializadas de Ivanovo, en tanto reconocido polo del sector textil en la Federación.

Destacó el diplomático las perspectivas de colaboración que se abren con esa región rusa en la medicina y en particular la biotecnología, al mencionar la aceptación en otros territorios de la Federación del medicamento cubano Heberprot-P para curar úlceras de pie diabético y prevenir amputaciones.

Recordó el embajador que el biopreparado cubano fue incluido en septiembre de 2015 en la lista de Medicamentos Esenciales y Vitales por la comisión especial del Ministerio ruso de Salud.

Según Lozada, avanzan en varias regiones rusas las pruebas clínicas del producto biotecnológico, lo cual representa no solo beneficios "económicos o financieros, sino también sociales" por el alcance terapéutico que permite una reducción de amputaciones y en consecuencia, de la cifra de personas discapacitadas, afirmó.

Estamos dispuestos a una interacción estrecha y quisiéramos que la región de Ivanovo se incluya en el programa de aplicación del Heberprot-P en la población diabética, precisó el diplomático cubano. Unos 200 mil pacientes rusos sufren cada año este mal, y de ellos más de 46 mil son sometidos a amputaciones. Fuentes médicas afirman que el Heberprot-P contribuirá a disminuir el índice de invalidez en Rusia e incrementará la esperanza de vida en la población, dos objetivos esenciales en la modernización del sistema de salud del Estado eurasiático.

Dentro de la Comunidad de Estados Independientes, el Heberprot-P ya fue registrado en Ucrania (2011), Rusia (febrero de 2014) y Belarús (octubre de 2014).

Otra esfera prominente, sin duda, es el turismo corporativo hacia la isla que se desarrolla hace algunos años a partir de la popularidad que goza el destino cubano entre los vacacionistas rusos.

Asimismo, Cuba podría convertirse en un punto de enlace para la exportación de tecnologías y maquinarias rusas hacia los mercados de América Latina y el Caribe.

Las autoridades de Ivanovo, por su parte, resaltaron las posibilidades de incluir a otras regiones, como Kostromá, Yaroslav, Tula y Vladimir, en un nudo de cooperación directa en el sector textil.

Por lo pronto, según el gobernador Pavel Konkov, se organizará una misión empresarial a Cuba, en marzo o abril, para revisar in situ las posibilidades de negocios, y confirmó la presencia de Ivanovo en la Feria Internacional de La Habana, en noviembre.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.