Rusia deportará a los inmigrantes ilegales norcoreanos

Rusia deportará a los norcoreanos que crucen ilegalmente la frontera tras la firma entre ambos países de un acuerdo intergubernamental, pese a las críticas del relator de la ONU para Corea del Norte, Marzuki Darusman.

 

Según informó hoy el diario digital Gazeta.ru, el viceministro de Exteriores norcoreano, Pak Myong Guk, viajó esta semana a Moscú para suscribir el correspondiente acuerdo de devolución mutua de los inmigrantes ilegales con el servicio migratorio ruso.

 

Los inmigrantes deben ser deportados en un plazo máximo de 30 días, aunque los funcionarios rusos matizan que los norcoreanos que puedan demostrar que a su vuelta serán condenados a muerte no serán extraditados.

 

Según organizaciones de derechos humanos, 170 norcoreanos solicitaron asilo en Rusia entre 2004 y 2014, pero sólo dos de ellos vieron satisfechos sus deseos, mientras 90 recibieron asilo temporal por un año.

 

"Me decepcionó mucho leer que Rusia suscribió un acuerdo de extradición mutua con Corea del Norte", dijo Darusman, quien advirtió que eso significaría la deportación inmediata de refugiados políticos.

 

La ONU mantiene que a los desertores norcoreanos que son devueltos a su país son torturados, víctimas de abusos sexuales, enviados a campos de trabajo o ejecutados.

 

El representante ruso de Amnistía Internacional, Serguéi Nikitin, considera que "si Rusia se propone deportar a todos los norcoreanos, eso significa que al Gobierno ruso no le interesa en absoluto qué le sucederá a esa gente".

 

Nikitin tachó de "inhumana" la postura de las autoridades rusas, que "muy probablemente saben lo que les espera, en realidad, a esos refugiados".

 

Recientemente, Rusia decidió conceder el asilo temporal a un norcoreano que huyó de la hambruna a China en 1997, fue deportado a Corea del Norte, donde fue torturado y enviado a un campo de trabajo, y logró finalmente escaparse a Rusia en 2013.

 

No obstante, al principio los servicios migratorios rechazaron su solicitud, aduciendo que este no había podido demostrar que en Corea del Norte le esperaba la muerte, aunque las fuertes críticas recibidas, le hicieron reconsiderar su decisión.

 

Rusia y Corea del Norte, que comparten apenas 20 kilómetros de frontera, han estrechado en los últimos años su cooperación, de lo que depende la realización de ambiciosos proyectos como el enlace del Transiberiano con la línea férrea coreana, el tendido de un gasoducto y el tránsito de carbón.

 

Lea más

 

Rusia se muestra preocupada por el lanzamiento de un satélite norcoreano >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.