El líder bávaro provoca a la gran coalición de Merkel con visita a Putin

El líder de la cogubernamental Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Horst Seehofer, ha abierto nuevas tensiones en la gran coalición alemana con su anunciada reunión en Moscú con el presidente ruso, Vladímir Putin, lo que coincide con un momento de fuertes fricciones bilaterales.

"La política exterior se lleva desde Berlín, no desde Múnich", indicó al dominical de "Die Welt" el portavoz del grupo parlamentario socialdemócrata, Niels Annen, correligionario del ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

Desde las filas de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, el responsable de Exteriores del grupo conservador, Roderich Kiesewetter, expresó a ese rotativo la confianza de que Seehofer "desista de hacer su viaje", previsto para el próximo jueves.

Lea más

Angela Merkel en el contexto del nuevo patriotismo ruso >>>

El líder de la CSU, partido hermanado a la CDU, se ha destacado desde hace meses por sus críticas a la gestión de la crisis de los refugiados, apuntaba Kiesewetter, lo que ha provocado fuertes tensiones en la gran coalición que lidera Merkel.

De persistir en su viaje, debería "advertir a los rusos" de que "dejen de financiar subrepticiamente a las redes ultraderechistas", prosigue Kiesewetter, quien alude a una "cooperación" entre Rusia y formaciones ultraderechistas activas en Alemania.

El viaje se producirá cuando persisten los efectos del rifirrafe bilateral provocado por el caso de una niña germano-rusa de 13 años, cuya desaparición durante 30 horas, el 11 de enero, fue denunciada como una presunta violación por un grupo de refugiados.

La policía alemana desmintió repetidamente que la menor hubiera sido violada, pero ello no impidió las movilizaciones del colectivo germano-ruso exigiendo que se frene la llegada de refugiados.

La cuestión alcanzó a las altas esferas, después de que el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, acusara a Berlín de tratar de ocultar un caso de violación, a lo que siguió una dura reacción de Steinmeier.

La menor acabó explicando a la policía que pasó la noche en casa de unos amigos, mientras desde medios alemanes se ha responsabilizado de la confusión a la ultraderecha, muy activa entre el colectivo germano-ruso del país.

Las relaciones bilaterales pasan por una fase de extrema dificultad desde la anexión de Crimea por Rusia, aunque hasta ahora Merkel ha insistido en no romper el diálogo con Moscú en busca de una solución al conflicto de Ucrania.

A este persistente clima enrarecido se sumaron además las informaciones del semanario "Der Spiegel", este sábado, atribuyendo al espionaje militar ruso un ataque cibernético sufrido el pasado año por el sistema informático del Parlamento alemán (Bundestag).

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies