Lavrov critica a Steinmeier por acusarle de especular con violación niña

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, criticó hoy a su colega alemán, Frank-Walter Steinmeier, por acusarle de hacer "propaganda política" con la supuesta violación en Berlín de una niña germano-rusa por un grupo de refugiados.

"No puedo estar de acuerdo con que Steinmeier reaccionara de manera tan dura a mis comentarios. Dijo que hay que esperar los resultados de la investigación y no instigar una campaña de propaganda en los medios", afirmó Lavrov, citado por medios locales.

Lavrov subrayó durante su visita a Turkmenistán que eso es precisamente lo que pide Rusia "que los resultados de las investigaciones se conozcan lo antes posible".

"Estoy convencido de que si los correspondientes órganos de Alemania ofrecieran la información necesaria, entonces habría menos malentendidos", señaló.

El jefe de la diplomacia rusa insistió en que Rusia "tiene derecho no sólo a esperar a que concluya la investigación", "sino a ser informada sobre cualquier incidente que ocurra con un ciudadano ruso" y recordó que "en este caso no fue hecho de manera oportuna".

"En este caso nosotros recibimos información no de las estructuras oficiales de Alemania, al principio la recibimos de la comunidad rusa, después del abogado de la familia y después de los padres de Lisa", la niña de 13 años secuestrada, apuntó.

Steinmeier instó ayer a Lavrov a no instrumentalizar como "propaganda política" la supuesta violación, que ha sido desmentida por la policía alemana.

No tiene la menor justificación tratar de usar ese caso para "calentar" el "de por sí complejo debate en Alemania" sobre los refugiados, indicó el ministro alemán, quien instó a Moscú a "ceñirse a las investigaciones" de la Fiscalía.

En su rueda de prensa anual Lavrov pidió el martes justicia, tras declarar que "está claro que la niña, con absoluta seguridad, no desapareció voluntariamente durante 30 horas".

El presunto ataque a la menor se produjo a las afueras de Berlín el pasado 11 de enero, día en que la familia de la muchacha denunció oficialmente su desaparición y presunto secuestro.

Treinta horas después reapareció, aparentemente sin haber sufrido daño alguno, pero seguidamente empezaron a circular por las redes sociales mensajes afirmando que la menor había sido víctima de una violación en grupo, atribuida a jóvenes refugiados de un albergue cercano a su casa.

El caso de la niña de origen ruso sigue a la alarma social creada por los abusos sexuales y robos a mujeres registrados la pasada Nochevieja en la ciudad alemana de Colonia, después de que se concentraran en su estación alrededor de un millar de hombres, incluidos algunos refugiados.

Lea más

¿Cómo puede contribuir Rusia a resolver la crisis de refugiados? >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.