Industria militar: estrategia y doctrinas defensivas de Rusia (III)

En el último día de 2015, el presidente Vladimir Putin promulgó el decreto sobre la nueva Doctrina de Seguridad Nacional, que defiende los intereses de Rusia, confirmó una nota publicada en el Portal de Información Jurídica.

Según el escrito, Moscú podrá utilizar la fuerza militar para defender sus intereses en caso de que las medidas de carácter pacífico resulten ineficientes.

Documento básico sobre la planificación del desarrollo del sistema de seguridad nacional, la Doctrina contiene un conjunto de acciones y medidas como canal de cooperación entre las instituciones estatales y las organizaciones públicas en función del objetivo propuesto.

El texto rubricado por Putin señala como las amenazas principales a la seguridad estatal y pública de Rusia las actividades de los servicios de inteligencia extranjeros, organizaciones y personas que pueden dañar los intereses nacionales.

Incluye cualquier acción capaz de inspirar "revoluciones de colores" e inestabilidad en el estado eurasiático, así como las actividades de organizaciones radicales y grupos partidarios de la ideología nacionalista y el extremismo religioso.

Entre otras agrupaciones peligrosas contra la seguridad nacional, la estrategia menciona las organizaciones no gubernamentales extranjeras o internacionales, estructuras financieras, económicas y de personas privadas, destinadas a la violación de la unidad y la integridad territorial de Rusia.

Otras amenazas enunciadas en el documento promulgado por el líder ruso son la desestabilización de la situación política y social interna, incluida la destrucción de los valores rusos tradicionales, morales y espirituales.

Putin promulgó en 2009 la Estrategia Nacional de Seguridad de Rusia hasta 2020, y a tenor de las amenazas más recientes provocadas por Estados Unidos y sus aliados, el Kremlin orientó su actualización.

En ocasión del aniversario 95 de los servicios de Seguridad, conmemorado el 20 de diciembre último, Putin afirmó que los planes y acciones terroristas son una amenaza directa para Rusia.

Al destacar que en 2015 el Servicio Federal de Seguridad (FSB, en ruso) detectó y frustró más de 30 planes terroristas, el mandatario encomendó a este cuerpo del orden permanecer altamente concentrado y movilizado e implementar todas las medidas de la guerra contra ese flagelo.

Urgió, en particular, a prestar especial atención a la neutralización de los reclutadores y emisarios de los terroristas.

No tengo dudas de que los servicios de seguridad de Rusia están listos para responder adecuadamente a estos retos, sostuvo el jefe del Kremlin.

Recientemente, Alexandr Bortnikov, jefe del FSB y titular del Comité Nacional Antiterrorista, informó que unos dos mil 900 ciudadanos rusos fueron sindicados como sospechosos de vínculos con organizaciones terroristas en Siria y en Iraq, incluidas aquellas que intervienen en operaciones militares.

Precisó que 198 de ellos murieron en acciones en el extranjero mientras que 214 regresaron a Rusia y están bajo control de los cuerpos de seguridad, 80 fueron incluidos en expedientes de instrucción y 41 arrestados.

Bortnikov cifró en más de mil los ciudadanos de nacionalidad rusa sospechosos de participar en operaciones militares en el extranjero, y dijo que en 2015 el FSB trató de persuadir a más de 100 rusos, predominantemente jóvenes, para que no fueran a Siria a unirse a los rebeldes extremistas.

La mayoría de estos individuos de ideología radical procedían de las repúblicas norcaucásicas, el Volga y el Distrito Federal del Sur, concluyó el jefe del FSB.

Según la consultora de riesgo IHS, el territorio ocupado por las fuerzas terroristas en Siria e Iraq todavía supera los 78 mil kilómetros cuadrados, en los que operan entre 50 mil y 200 mil elementos subversivos de decenas de nacionalidades.

Dentro de este contexto y sobre la base de todos los presupuestos antes mencionados, desde el 30 de septiembre último la aviación rusa realizó más de cinco mil 240 vuelos combativos en Siria, entre ellos 145 de la aviación estratégica con misiles guiados de largo alcance (cinco mil kilómetros).

Esos bombardeos se dirigieron, fundamentalmente, contra la infraestructura militar del Estado Islámico y otros grupos terroristas, puntos defensivos reforzados y campamentos donde se concentran grandes grupos de combatientes y armamentos, se informó.

El jefe de la Dirección General de Operaciones del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Serguei Rudskoi, sostuvo que con el apoyo aéreo de Rusia el Ejército sirio liberó localidades en la provincia de Alepo, la de Kepir, en Latakia, y tomó el control de una estratégica altura en Jabal al Nuba.

Una parte del potencial anunciado por Rusia en su Estrategia de Defensa, la Doctrina Naval y la de Seguridad quedó confirmado ya en Siria, donde la Armada y las Fuerzas Aeroespaciales (incluida la Aviación Estratégica) mostraron la eficacia de misiles guiados de alta precisión con alcance de miles de kilómetros, disparados desde submarinos y buques de superficie, y otros lanzados por aviones estratégicos.

Lea más

Estrategia e industria militar de Rusia (Parte I) >>>

Estrategia e industria militar de Rusia (Parte II) >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies