Rusia y Japón, contra escalada de tensión en península coreana

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó hoy que ni Moscú ni Tokio están interesados en una escalada de tensión en la península coreana ante la creciente preocupación suscitada por el reciente ensayo nuclear de Corea del Norte.

"Estoy seguro de que ni Rusia ni Japón están interesados en una escalada de la tensión en esa región", dijo Lavrov al reunirse con el exministro de Exteriores japonés Masahito Komura, informaron las agencias locales.

Agregó que ambos países se pronuncian a favor de que la península de Corea sea una "región estable, que permita a cada Estado gozar de seguridad y cree condiciones óptimas para el desarrollo de los vínculos económico-comerciales y las inversiones".

A su vez, Komura, quien trajo un mensaje del primer ministro nipón, Shinzo Abe, para el presidente ruso, Vladímir Putin, señaló que en su reunión con Lavrov, además de abordar las relaciones bilaterales, espera conocer la opinión de Moscú sobre el ensayo nuclear norcoreano y la lucha contra el terrorismo internacional.

"Para luchar contra el terrorismo internacional y el grupo Estado Islámico es muy importante la cohesión internacional. En esta materia esperamos un papel más constructivo de Rusia", dijo el político japonés.

Lavrov destacó que Rusia está dispuesta a cooperar con Japón en todos los ámbitos sin excepción, tanto en lo que se refiere a las relaciones bilaterales como en lo relativo a los problemas de la actualidad internacional.

Moscú, agregó, confía en que Japón también esté dispuesto a "desarrollar abiertamente y sin trabas artificiales las relaciones con la Federación de Rusia en todos los campos".

Japón es uno de los países que han impuesto sanciones económicas a Rusia por la crisis ucraniana.

Además, desde el término de la Segunda Guerra Mundial entre ambos países aún está pendiente de la firma de un tratado de paz, que Tokio condiciona a la devolución de cuatro de las islas Kuriles, ocupadas por la Unión Soviética al final de la conflagración.

Moscú y Tokio reanudaron en abril de 2013 las negociaciones para la firma de un tratado de paz, pero esos contactos se suspendieron cuando Japón secundó las sanciones occidentales contra Rusia por el conflicto armado en Ucrania.

Moscú siempre ha abogado por sellar el tratado antes de abordar el contencioso territorial por las Kuriles.

 

Lea más

 

La guerra inacabada entre Japón y Rusia >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.