Putin relaciona errores de Rusia con desequilibrio mundial

El mundo sería más equilibrado sin los errores cometidos por Rusia en sus relaciones con Occidente tras la disolución de la Unión Soviética, afirmó hoy el presidente Vladimir Putin en una entrevista con el periódico alemán Bild.

"No declaramos cuáles eran nuestros intereses nacionales, y tendríamos que haberlo hecho desde el principio. El mundo sería más equilibrado", aseguró Putin durante el encuentro con tres periodistas germanos, destacado aquí por todos los canales de televisión nacional.

"Somos nosotros mismos los culpables, no hace falta acusar a nadie", insistió el mandatario.

Al mismo tiempo, el líder ruso consideró evidente que desde el exterior se prestó apoyo político, financiero y en ocasiones militar a las fuerzas subversivas rusas.

"Y al fin, de repente, nos hemos dado cuenta de que, independientemente de cuál sea el discurso, los intereses geopolíticos existen aparte", resaltó el jefe del Kremlin.

Mencionó el gobernante entre los procesos destructivos internos del estado eurasiático la caída de la producción industrial, el desplome del sistema social, el separatismo y enfatizó en la "evidente agresión del terrorismo internacional".

Subrayó, sin embargo, que las tensiones de la Europa de hoy obedecen a errores comunes cometidos desde los primeros pasos posteriores a la política conocida como Perestroika, iniciada en el mandato del presidente Mijail Gorbachov.

"El muro de Berlín cayó hace 25 años, pero la escisión en Europa no ha sido superada, los muros invisibles fueron desplazados hacia el Este", sentenció Putin al advertir que esta situación creó los fundamentos para los futuros reproches mutuos, la incomprensión y las crisis.

La televisión rusa mostró un fragmento de la entrevista en el que Putin leyó a los periodistas documentos de conversaciones ruso-germanas de 1990, nunca antes publicados, según explicó.

Se trata de los protocolos de varias conversaciones entre el entonces canciller de Alemania Federal, Helmut Hohl, el ministro de Asuntos Exteriores, Hans-Dietrich Genscher, y el diputado de la Dieta Federal Egon Bahr, mientras que por la parte soviética intervenían Gorbachov y el diplomático y funcionario de alta jerarquía del Partido Comunista Valentín Falin.

Citado ahora por Putin, Bahr advirtió entonces que "si durante la reunificación de Alemania no se emprenden pasos decisivos para superar la grieta que divide a Europa en bloques contrincantes, el desarrollo puede tomar un rumbo muy desfavorable, que llevará a la Unión Soviética a un aislamiento internacional".

Putin destacó que el ya entonces veterano de la política de Berlín e ideólogo de la reunificación de Alemania, Barhr, sugirió crear en Europa Central una alianza nueva porque consideraba que las estructuras militares de la OTAN no deberían extenderse hacia esa zona.

Según Putin, Bahr incluso insistía en que la Unión Soviética no aceptara la propagación de la Alianza Atlántica.

Estaba convencido de que era preciso cambiar de formato completamente, alejarse de los tiempos de la Guerra Fría. Pero nosotros no hicimos nada para que así fuera, concluyó el presidente ruso.

Lea más

Cinco cosas que nunca le agradecimos a la Unión Soviética>>>

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.