Tríada nuclear de Rusia, fuerza convincente en mundo unipolar

La certeza de que el orden unipolar promovido por Estados Unidos tras la disolución de la Unión Soviética tiene una contrapartida nuclear convincente en Rusia está más arraigada hoy en la población, según el documental televisado "Orden Mundial". Hilo conductor del audiovisual de casi dos horas de duración transmitido la noche anterior por el canal Roosiya 1 es la entrevista concedida por el presidente Vladmir Putin al periodista Vladimir Soloviov, en la que el estadista reiteró que Moscú mantendrá la política de perfeccionamiento de su tríada nuclear.

En su plática con Soloviov, Putin ponderó la significación de los cohetes balísticos portadores intercontinentales, los submarinos atómicos portamisiles y los bombarderos estratégicos de alcance remoto en la política de seguridad del estado eurasiático.

Interrogado acerca del peligro de una posible guerra con el empleo de este tipo de arsenales, el líder de Rusia hizo votos porque "no exista un loco" a quien se le ocurra usar estos armamentos, pues eso representaría una catástrofe planetaria.

Con visión optimista, el jefe del Kremlin subrayó que todas las naciones poseedoras de esas armas de exterminio en masa coinciden en la inadmisibilidad de su empleo.

Sin embargo, la web del canal satelital RT recuerda que interrogado recientemente acerca de si Rusia tiene capacidad para destruir a Estados Unidos en media hora en caso de un hipotético conflicto, el mandatario respondió que "en realidad, sería más rápido".

Por su parte, Víctor Sokirko, columnista del portal de la cadena de televisión especializada en temas militares Zvezdá, afirma que las armas estadounidenses ya no son capaces de evitar una respuesta simétrica de Moscú.

Según el experto, una agresión atómica preventiva del Pentágono no quedará impune, incluso si destruye todas las líneas de mando de las Fuerzas Armadas de Rusia, y explica que en ese caso actuaría un sistema denominado Perimeter, que garantiza un ataque nuclear de respuesta.

Indica el especialista que este proyecto data de la época soviética y la OTAN lo denominó "Dead Hand" (Mano Muerta), que ahora completamente modernizado resulta irreconocible para los medios extranjeros de inteligencia.

Según la fuente, Perimeter es un complejo de autogestión de las Fuerzas de Misiles Estratégicos que incluye una maquinaria y un programa automatizado que le permite preparar y lanzar cohetes intercontinentales, incluso en caso en que todos los efectivos mueran y nadie sea capaz de impartir la orden.

Agrega Sokirko que el sistema recolecta y procesa grandes volúmenes de información, recibe mediante diversos sensores datos como el estado de las líneas de comunicación con el puesto de mando superior, la situación radiactiva en el entorno y las detonaciones nucleares registradas.

Tras valorar los cambios en la situación política-militar en el mundo y definir que llegó la hora de entrar en acción, este armamento da la orden de preparar los proyectiles para su lanzamiento.

En tiempos de paz no puede iniciar sus acciones activas, según el columnista, porque ciertos parámetros lo bloquean.

No obstante, sí queda claro que resulta imposible repeler este tipo de ataque de respuesta debido a capacidades técnicas de estos medios estratégicos, cuyas características actuales permanecen en secreto tras su actualización como parte del programa de modernización de los arsenales del Kremlin hasta 2020.

Sokirko refiere la existencia de otros medios defensivos electrónicos modernos rusos que paralizan por completo el funcionamiento de los componentes de su tipo en misiles, barcos y aviones enemigos, pero insiste en el papel inigualable del Perimeter.

Es la única arma de represalia asegurada (Doomsday Device, según la OTAN) en el mundo, cuya existencia se ha confirmado oficialmente, y Estados Unidos es muy consciente de eso, concluye el experto.

Lea más

Diez cosas que no sabías de la terrible 'Bomba del Zar' >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies