Rusia exige tres condiciones a Turquía para lograr distensión

Para rebasar la tensión creada por el derribo de un bombardero ruso en Siria, Turquía debe ofrecer disculpas por la muerte de dos militares, hallar y castigar a los culpables e indemnizar a Rusia, aseguró hoy una fuente oficial.

Citado aquí por el canal de noticias Rossiya 24, el embajador de Moscú en Ankara, Andrei Karlov, afirmó que si esas tres condiciones no se cumplen, cuanto digan las autoridades turcas no surtirá efecto.

Aunque Turquía se pronuncia a favor del diálogo, también hace declaraciones que no contribuyen al acercamiento, aclaró.

Con anterioridad, la presidenta del Consejo Federal de Rusia (Senado), Valentina Matvieko, advirtió que la parte turca solo recuperará la confianza de Moscú solo después de disculparse por el derribo del Su-24 que combatía contra el Estado Islámico (EI) y otros grupos terroristas en Siria.

Quien atacó debe asumir la responsabilidad, declaró Matvienko a la televisión desde Asjabad, Turkmenistán, donde asistió a una conferencia internacional.

La segunda figura en jerarquía política en el estado eurasiático expresó confianza en que llegará el momento cuando las autoridades turcas realicen la evaluación correspondiente de lo sucedido y ofrezcan disculpas a Rusia.

Añadió que resulta importante recuperar las relaciones de confianza entre las dos naciones, y subrayó que no solo Moscú está preocupada por la situación, sino también sus socios de la Comunidad de Estados Independientes, y consideró que ni Moscú ni Rusia deben tener interés en el empeoramiento de las relaciones.

Sin embargo, fue clara la titular del Senado en la advertencia de que Rusia no puede perdonar lo ocurrido sin la reacción adecuada y correspondiente de Turquía, al recordar el derribo del Su-24 por la Fuerza Aérea turca en territorio sirio y como consecuencia de esa agresión la muerte de dos militares rusos.

Ante esa acción calificada por el presidente Vladimir Putin de "golpe por la espalda", el Kremlin respondió con la orden de reforzar la defensa antiaérea de Rusia en el país árabe y actuar con decisión ante cualquier amenaza, además de establecer restricciones económicas en los nexos bilaterales.

Por su parte, el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, expresó el deseo de continuar desarrollando la cooperación estratégica como hasta el 24 de noviembre para que las relaciones sean como antes, según el periódico Hurriet Daily News.

El gobernante, sin embargo, atribuyó el incidente al "error de los pilotos" rusos, que, según reiteró, "no oyeron las advertencias".

Lea más

Las relaciones entre Rusia y Turquía, en punto muerto >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.