El fiscal general ruso rechaza acusaciones de corrupción contra su familia

El fiscal general de Rusia, Yuri Chaika, rechazó hoy las acusaciones de corrupción contra él y su familia contenidas en una investigación del Fondo de Lucha contra la Corrupción (FLC), dirigido por el político y bloguero opositor Alexéi Navalni.

"Es evidente de que se trata de un encargo que no se ha hecho con el dinero de los ejecutores. Se ha hecho con mucho dinero. Todos los datos son falsos, no tienen ninguna sustentación", dijo Chaika en declaraciones a prensa.

El fiscal general aseguró que sabe "perfectamente" quiénes están detrás de este ataque contra su familia y que pronto hará publica esa información.

Según el FLC, el hijo mayor de Chaika, Artiom, es copropietario, entre otros activos, de un lujoso hotel en Grecia en sociedad con Olga Lopátina, exesposa del fiscal general adjunto Guennadi Lopatin.

La investigación sostiene que Lopátina tenía una empresa con las esposas de Viacheslav Tsepoviaz y Serguéi Tsapok, dos miembros de una banda criminal que en 2010 fueron condenados a 20 de prisión y presidio perpetuo, respectivamente, por el asesinato de doce personas, entre ellas cuatro niños.

Lopátina ha declarado que nunca tuvo negocios con las esposas de esos criminales y asegura que son falsos los documentos que ha presentado el FCL sobre su supuesta participación en una sociedad con ellas.

Según la ONG dirigida por Navalni, los datos reunidos en la investigación, con los que se ha hecho un vídeo que ha difundido en internet, son suficientes para incoar decenas de causa penales y motivo para destituir a toda la jefatura de la Fiscalía General del Rusia.

 

Lea más

 

La lucha contra la corrupción se estanca >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies