Lavrov se reunirá con su homólogo turco en Belgrado

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, abrió hoy un quicio de la puerta a Turquía al mostrarse dispuesto a reunirse con su colega turco, Mevlut Cavusoglu, en los márgenes de la conferencia de la OSCE en Belgrado, si bien dejó entrever que espera poco de la reunión.

"Vamos a encontrarnos con el ministro de Exteriores turco. Vamos a escuchar lo que nos va decir", dijo Lavrov en una rueda de prensa conjunta con su homólogo chipriota, Yannis Kasulidis, con quien, entre otros asuntos, abordó las tensas relaciones de Rusia con Turquía después de que derribara un bombardero ruso el pasado 24 de noviembre en la frontera con Siria.

Lavrov precisó que la reunión se celebrará a petición de Turquía -"No me negaré", recalcó-, durante la conferencia de ministros de Exteriores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que se celebra mañana y el viernes en Belgrado.

El ministro ruso, quien se encuentra en visita oficial de un día en Nicosia, aseguró que las relaciones de su país con Turquía "ya no pueden ser iguales".

Agradeció además el apoyo expresado a Rusia por el Gobierno de Chipre, que condenó el acto turco, y Kasulidis reafirmó ante la prensa que el derribo del avión ruso es un acto "injustificable".

Las declaraciones de Lavrov se produjeron poco antes de que el ministro de Defensa ruso, Anatoli Antónov, acusara a Turquía, y en concreto a su presidente, Recep Tayyip Erdogan, y a su familia de beneficiarse del tráfico de petróleo robado por el grupo yihadista Estado Islámico en Siria e Irak.

En la agenda de los Lavrov y Kasulidis estuvo también la situación en Oriente Próximo, así como el terrorismo.

"Hemos abordado la situación en Siria, en Oriente Próximo, el Norte de África, y la actividad de grupos terroristas como el Estado Islámico y Al Nusra" explicó Lavrov.

En este sentido hizo referencia a la reunión sobre Siria que tendrá lugar a finales de esta semana en Viena, donde se espera que se llegue a un acuerdo definitivo sobre una lista de organizaciones terroristas.

"Hay esfuerzos al parecer en Viena para solucionar la cuestión" dijo, aunque agregó que al parecer hay "círculos" que hacen todo lo posible para "apoyar a los terroristas".

En las reuniones de Lavrov con el presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, y con Kasulidis, se abordó además el estado actual de las negociaciones de Chipre, reabiertas el pasado mayo con el objetivo de lograr la reunificación de esta isla.

Chipre está dividida desde 1974, cuando el Ejército turco invadió y ocupó el tercio norte de la isla, y en 1983 los turcochipriotas proclamaron la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), solo reconocida por Turquía.

En este asunto, el tema principal de la reunión de Lavrov con las autoridades chipriotas era la cuestión de potencias garantes para Chipre, uno de los capítulos mas espinosos en la mesa de las negociaciones, que se celebran bajo auspicios de la ONU, de cuyo Consejo de Seguridad Rusia es miembro permanente con derecho a veto.

Chipre inició su independencia como Estado soberano en 1960 en base a los Acuerdos de Zúrich y Londres, según los cuales Grecia, Turquía y Gran Bretaña serían los garantes de la independencia del nuevo país.

Al respecto, Lavrov opinó que Chipre no necesita países garantes, una opinión que choca con la de Turquía, que controla el 36 % del territorio de Chipre y que insiste en mantener su papel como uno de los garantes después de la solución.

Lavrov y Kasulidis acordaron también una serie de convenios de cooperación entre sus países, aunque hoy no los firmaron, a pesar de que había sido anunciado a la prensa.

Antes del encuentro con Kasulidis, Lavrov se reunió con Anastasiadis, con quien además abordó las relaciones entre Rusia y la Unión Europea.

En este sentido, Lavrov agradeció el papel de Chipre en los esfuerzos por normalizar las relaciones entre Rusia y la UE y consideró que su actual estado es "improductivo".

Se mostró convencido de que la restauración de las relaciones beneficiará a los pueblos, en particular, en el "área común de seguridad".

La visita de Lavrov se produce tan solo un día antes de la del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, quien, tras participar en una reunión ministerial de la OTAN, llega mañana a Nicosia dentro de una pequeña gira por varios países europeos.

Lea más

Las relaciones entre Rusia y Turquía, en punto muerto >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.