Radares confirman emboscada de Turquía contra avión ruso Su-24

AFP/East News

El jefe de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, coronel general Víktor Bondarev, denunció hoy que los aviones F-16 turcos tendieron una emboscada al cazabombardero Su-24 derribado en Siria, lo que fundamentó con datos aportados por radares.

Durante una intervención transmitida en el Primer canal, el jerarca castrense aseguró que según los radares sirios, los dos F-16 estuvieron en esa zona aérea desde las 09:11 hasta las 10:26, una hora y 15 minutos, a una altura de dos mil 400 metros.

Todos estos parámetros confirman que el golpe fue planeado de antemano y los cazas turcos estaban listos para realizar "una emboscada desde el espacio aéreo de Turquía", opinó el oficial superior.

Explicó el experto que un F-16 necesita unos 45 minutos para llegar hasta el escenario del crimen desde el aeropuerto militar turco más cercano, en Diyarbakir.

Para un avión que se encuentre de guardia en ese aeródromo, comentó, resulta imposible interceptar un Su-24, pues el tiempo de vuelo será unos 12 minutos más que el requerido.

Añadió la fuente que el F-16 decidió derribar el avión ruso que cumplía misiones antiterroristas un minuto y 40 segundos antes de que alcanzara el máximo acercamiento a la frontera de Siria con Turquía.

Subrayó que la nave agresora, desde una distancia de entre unos cinco y siete kilómetros del avión siniestrado, estuvo 40 segundos en el espacio aéreo sirio y se internó dos kilómetros en su territorio.

El militar agradeció a todos los participantes en la misión de rescate del piloto sobreviviente y elogió sus acciones coordinadas, voluntad y sangre fría.

Informó que cuando se supo que ese militar corría peligro, los bombarderos rusos atacaron la zona donde era buscado tanto por fuerzas amigas como por otros grupos desconocidos que describió como "bien equipados".

Deploró Bondarev la brusca violación de todas las leyes internacionales por parte de Turquía en cuanto a protección de las fronteras estatales en el espacio aéreo, y que Ankara aún no ofreció disculpas.

Por su parte, el canciller ruso, Serguei Lavrov, exigió que el grupo que disparó en el aire contra el piloto indefenso del Su-24 después que se catapultó sea incluido en la lista internacional de organizaciones terroristas.

Recordó que esta tropa subversiva ultrajó en tierra el cadáver del piloto.

Sin incluir ese grupo en la lista terrorista, no lograremos nada en lo adelante, advirtió el jefe de la diplomacia rusa, y reclamó lo mismo respecto a quienes mataron al integrante de las tropas especiales que junto a colegas sirios intervenían en la operación de rescate del piloto sobreviviente.

Lea más: Cómo se organizó el rescate del piloto ruso del Su-24 derribado>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies