Prosigue investigación en torno al accidente de avión ruso en Egipto

EPA

Mientras desde Egipto ya se repatriaron los restos de 164 pasajeros del avión ruso siniestrado en la península del Sinaí, expertos prosiguen hoy el análisis de las cajas negras de la aeronave, así como de sus destruidos fuselaje y motores. De ese total de fallecidos, 122 fueron identificados, en tanto 42 están pendientes de ello, dijo el ministro de Aviación Civil de Egipto, Hossam Kamal.

Para la identificación positiva de los cadáveres, forenses de la morgue de El Cairo realizaron pruebas de ADN que compararon con las de miembros de las familias de los muertos, reveló Shabaan El Shamy, portavoz de la Autoridad Forense de Egipto.

De acuerdo con las autoridades, hasta el momento se han recuperado 187 cuerpos, en tanto prosigue la búsqueda de los restantes.

Por otra parte, el presidente egipcio, Abdel Fatah El Sisi, aseguró que su gobierno no tiene reparos en la completa cooperación con las autoridades de Moscú para esclarecer las causas del accidente, que se cobró la vida de 224 pasajeros y siete tripulantes de un Airbus A-321 de la empresa rusa Kogalymavia.

Durante un simposio educativo organizado la víspera por las Fuerzas Armadas en El Cairo, El Sisi pidió cautela a la hora de emitir juicios sobre las causas del siniestro mientras las investigaciones estén en curso.

"En estos casos, el problema se debe dejar a los especialistas, y no debe haber ninguna especulación acerca de las razones detrás del accidente ya que el tema está siendo ampliamente investigado y hay procedimientos técnicos complicados", dijo.

De hecho, desde el mismo sábado 31 de octubre, cuando ocurrió la catástrofe, el Fiscal General de Egipto, Nabil Ahmed Sadek, había accedido a una petición rusa de permitir a los especialistas de Moscú participar en las pesquisas.

El vuelo del avión de Kogalymavia partió desde el aeropuerto del balneario de Sharm El Sheikh, en la península del Sinaí, y se dirigía a San Petersburgo, Rusia, cuando se precipitó a tierra.

La víspera, el jefe del Comité Interestatal de Aviación de Rusia, Viktor Sorochenko, dijo en El Cairo que según los análisis preliminares, el avión se desintegró en el aire, por lo cual los fragmentos están esparcidos sobre un área extensa.

Sin embargo, reiteró, es prematuro sacar conclusiones.

Publicado originalmente en Prensa Latina

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.