Aviación rusa causa estragos entre terroristas sirios

Las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia realizaron ya más de 930 vuelos contra la infraestructura del Ejército Islámico (EI) y otros grupos terroristas en Siria, y destruyeron cientos de objetivos estratégicos, confirmaron hoy fuentes militares. El general mayor Ígor Konashenkov, portavoz del Ministerio ruso de Defensa, aseguró que solo en las últimas 72 horas quedaron eliminados 285 puestos de mando, campos de entrenamiento, almacenes de armamentos, municiones y explosivos, así como nudos de comunicaciones.

Los pilotos rusos efectuaron 164 vuelos combativos contra el EI, el Frente Al Nusra (filial de Al Qaeda) y otras organizaciones menores calificadas como terroristas, se informó.

Subrayó el general que solo el domingo fueron destrozados 94 blancos en las provincias de Hama, Idlib, Latakia, Damasco, Alepo y Deir el Zor con 59 despegues de las aeronaves.

Respecto a la zona de Latakia, la fuente informó que los aviones Su-25 destruyeron tres fortificaciones del EI.

En Alepo, en tanto, quedó eliminado el centro de mando que coordinaba las operaciones contra las Fuerzas Armadas sirias, y fue desactivada una base del EI artillada con sistemas antiaéreos, morteros y ametralladoras de grueso calibre.

Cerca de la capital siria, en Damasco, los pilotos rusos hicieron volar un gran almacén de municiones de los yihadistas, agregó el oficial superior.

Medios periodísticos rusos que visitaron la zona de operaciones reportan que gracias a los bombardeos de las Fuerzas Aeroespaciales las comunicaciones en la retaguardia de los terroristas quedaron interrumpidas, mientras se deteriora su base material estratégica y decae la moral combativa.

En estas circunstancias, el Ejército de tierra sirio mantiene la iniciativa contra un amplio espectro de grupos considerados terroristas, y avanza en su ofensiva, agregan las fuentes.

Konashenkov aclaró que las supuestas "muertes de civiles en Siria como resultado de los bombardeos rusos" son una invención de la denominada Asociación Médica Siria-Estadounidense, con sede en el estado de Illinois.

El objetivo real de estructuras de este tipo es difundir "desinformaciones impersonales para que las publiquen determinados medios de comunicación", explicó el militar.

Sin embargo, subrayó, esa organización no tiene nada que ver con los médicos, y fue la que publicó en 2012 supuestas evidencias del presunto empleo de armas químicas por parte de Damasco contra la oposición.

En cuanto se aclaró que todos esos testimonios eran mentira, esta organización desapareció del mapa, recordó el vocero al insistir en que antes de cualquier ataque contra los terroristas, los militares rusos verifican la información más de una vez y por varios canales.

La guerra iniciada en marzo de 2011 contra el gobierno constitucional del presidente Bashar al-Assad con el respaldo de Occidente y sus aliados de la zona, ya causó más de 250 mil muertes y unos 12 millones de desplazados, según estimados de la ONU.

Lea más: Desde la cabina de un Su-35>>>

Publicado originalmente en Prensa Latina

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.