Los príncipes de la última dinastia rusa serán enterrados en febrero

La investigación genética de los restos del príncipe heredero Alexéi y su hermana María, así como la reparación del sarcófago de los zares, recién abierto, ocuparán unos tres meses, reveló a Rossiyskaya Gazeta una fuente en el Gobierno de Rusia.

Anteriormente la ceremonia de entierro de los restos de los príncipes, fijada para el pasado 18 de octubre, fue aplazada a petición de la Iglesia Ortodoxa rusa.

La investigación actual, según destaca el diario, la llevan a cabo los mismos expertos que analizaron los restos la vez anterior, en 1998, cuando se realizó la ceremonia de sepultura de los supuestos restos de la familia Románov.

Si los especialistas logran demostrar que realmente se trata de los restos del príncipe heredero y de su hermana, esta vez la ceremonia tendrá un carácter completamente distinto, según destacaron al diario representantes del Gobierno.

Los supuestos restos de la familia real fueron sepultados con honores especiales en 1998 en la cripta de San Pablo, en San Petersbugo, lugar donde yacen casi todos los miembros de la familia Románov, pero en el evento no hubo ningún representante de la Iglesia Ortodoxa rusa.

 

Lea más

 

Fotogalería de la vida secreta de los Románov >>>

La Iglesia, que anteriormente canonizó a la última familia real y a la hermana de la zarina, la princesa Isabel, no reconoce la autenticidad de esos restos, opinión que comparte la Casa Imperial.

El CIR, que cerró el caso en enero de 2011, decidió abrirlo nuevamente el mes pasado y exhumó los restos del último zar, Nicolás II, y de su esposa, Alejandra.

Igualmente se tomaron muestras de sangre del abuelo de Nicolás II, el emperador Alejandro II, que se encuentran en su casaca, que forma parte de la colección del museo del Hermitage.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies