Putin cree que lo peor de la crisis ya ha pasado

El presidente ruso, Vladímir Putin, se mostró hoy convencido de que lo peor de la crisis, que ha provocado una contracción de la economía nacional del 3,9 %, ya ha pasado.

"Algunos especialistas consideran, y yo estoy de acuerdo con ellos, que el punto álgido de la crisis se puede decir que, a grandes rasgos, ya ha pasado", afirmó Putin durante un foro inversor.

Putin subrayó que "la economía rusa se ha adaptado o se adapta de manera segura a las condiciones económicas cambiantes", como es el caso de "unos precios más bajos de las materias primas, especialmente los hidrocarburos".

Todo esto, agregó, permite hablar de "los primeros síntomas de estabilización".

"Pese a que varios de nuestros sectores económicos aún experimentan decrecimiento, con la salvedad de la agricultura, con todo la situación se estabiliza", aseguró.

Por ejemplo, destacó que, tras cinco años de imparable fuga de capitales, en el tercer trimestre de este año se observa la entrada de capital.

Alabó la gestión del Gobierno y del Banco Central en momentos de gran dificultad, como la dramática devaluación del rublo a finales de 2014, y descartó posibles restricciones al movimiento de capitales.

Según el ministro de Economía, Alexéi Uliukáyev, el Producto Interior Bruto se contraerá este año un 3,9 %, una previsión más pesimista de lo esperado hasta hace unos pocos meses.

En cuanto a 2016, el Gobierno espera una leve recuperación y pronostica un crecimiento del 0,6 %.

Estos pronósticos se basan en un precio del barril de petróleo en torno a los 50 dólares, cuando el crudo Brent se situó hoy en los 50,14 dólares.

Tampoco es optimista el Ejecutivo con respecto a la devaluación de la moneda nacional, ya que predice que se cotizará a más de 63 rublos el dólar para el próximo año, el doble que a finales del pasado año.

En cuanto a la fuga de capitales, que afecta a la economía nacional desde hace varios años, el ministerio la revisó al alza, hasta los 80.000 millones de dólares.

Las anteriores proyecciones apuntaban a una contracción del 3,3 % para este año y un crecimiento del 1 % para 2016, pero la tendencia a la baja de los precios del petróleo ha trastocado los planes de recuperación de Rusia.

Según los analistas, el descenso de los precios del petróleo ya ha comenzado a afectar también a las tarifas de gas, ambas exportaciones que representan más de la mitad del presupuesto ruso.

La economía nacional, que no mostraba indicadores negativos desde 2009, ya se contrajo un 3,4 % en la primera mitad del año, según datos oficiales.

Otro factor que ha agudizado aún más la recesión en la que se encuentra Rusia es la ralentización de la economía china, lo que ha reducido en más de un tercio el comercio bilateral.

Lea más: Debilitamiento del yuan y el rublo: similitudes y diferencias>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.