Ministro de Información desmiente presencia militar rusa en Siria

El ministro de Información Omran al-Zoabi, reafirmó hoy aquí que en Siria no hay presencia de tropas rusas, ni acción militar de ese país euroasiático sobre el territorio nacional, ni por tierra, aire, o mar. En una entrevista concedida a la televisora libanesa al-Manar y difundida este martes, al-Zoabi reconoció que la cooperación militar entre Moscú y Damasco tiene muchos años, pero desmintió rumores acerca de la presencia de tropas rusas en este país árabe.

Al-Zoabi recalcó que el gobierno ruso apoya la Declaración de Ginebra I y los esfuerzos del enviado especial de la ONU a Siria, y agregó que los encuentros de Moscú I y II buscaron las vías para iniciar un diálogo y tratar de crear ideas comunes, en la búsqueda de una solución pacífica al conflicto.

El titular de Información dijo, además, que el Estado sirio está abierto a cualquier proyecto que contribuya a enfrentar el terrorismo y a encontrar una acción política para alcanzar soluciones políticas.

"Todas las iniciativas y los esfuerzos que se han hecho y que podrían hacerse en el futuro, no tienen sentido ni valor mientras afecten la soberanía nacional", enfatizó al-Zoabi.

Comentó además que el gobierno de Damasco apoyará cualquier iniciativa que preserve la unidad nacional, logre la reconciliación y contribuya a la reconstrucción de Siria, pero mantendrá como una prioridad el enfrentamiento al terrorismo.

De acuerdo con los calificativos empleados por Occidente, al-Zoabi dijo que no existe oposición moderada o extremista, solo la constructiva que viene con la intención de alcanzar denominadores comunes para salvar la patria y preservar la soberanía y la estructura del Estado.

Subrayó también que la agresión contra Siria no hubiera sucedido sin la cobertura y apoyo político de Estados Unidos, señalando que ni los gobiernos de Arabia Saudita y Turquía eran capaces de actuar por sí solos.

Lea más

Rusia acoge a cerca de 12.000 refugiados sirios >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies