Noruega alerta de refugiados sirios que cruzan la frontera rusa en bicicleta

Las autoridades noruegas han alertado del número creciente de solicitantes de asilo, la mayoría sirios, que llegan a este país nórdico procedentes de Rusia y cruzan la frontera en bicicleta.

La prohibición de pasar el puesto fronterizo de Storskog (en el norte de Noruega) a pie y las advertencias contra llevar a refugiados que hacen autoestop en coches particulares ha provocado que muchos hayan elegido usar un nuevo medio de transporte, informó hoy la televisión pública NRK.

"En lo que va de año tenemos 150 solicitantes de asilo. La gran diferencia es que ahora cruzan la frontera en bicicleta", declaró a este medio Hans Møllebakken, al cargo de la estación policial de Kirkenes, que controla el paso.

La cifra multiplica por diez la del año pasado, según las autoridades locales, que ayer registraron a ocho nuevos peticionarios de asilo, tres de ellos niños, y que reciben casi a diario refugiados sirios.

Las personas que huyen del conflicto en este país de Oriente Medio pasan a menudo primero a Líbano, de ahí a Moscú, luego a Murmansk y a la ciudad fronteriza de Nikel, situada a unos 7 kilómetros de Noruega, país que no pertenece a la Unión Europea (UE) pero que sí está dentro del espacio Schengen.

"Soy de Siria y he tardado una semana en llegar aquí arriba", declaró a NRK un joven de unos 20 años antes de ser escoltado por agentes noruegos hasta el control de pasaportes en Storskog. 

Lea más

Cómo viven los refugiados ucranianos en Rusia >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies