Componente nuclear en maniobras de OTAN cerca de Rusia

Unos dos mil 500 efectivos artillados con medios navales y aéreos de capacidad nuclear inician hoy en el sur de Ucrania las maniobras Brisa Marina 2015, confirmó el Ministerio de Defensa de esa república exsoviética. Junto a mil soldados estadounidenses, mil ucranianos y otros 500 de aliados de la OTAN interviene el destructor norteamericano Donald Cook, facultado para interceptar cohetes balísticos y dotado de misiles de crucero Tomahawk, cuyas ojivas pueden llevar cargas atómicas.

Acompañarán a este buque aviones del tipo Lockheed P-3 Orion-C, diseñados para operaciones de inteligencia, pero que también pueden transportar bombas nucleares.

Según la cartera de Defensa, "el objetivo del ejercicio programado hasta el 12 de septiembre es practicar una operación de seguridad multinacional en una región en crisis".

Las maniobras, asimismo, pretenden mejorar la interacción entre las fuerzas navales de Kiev y las de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y las naciones socias, añadió la fuente.

Brisa Marina se realizó todos los años en Ucrania desde 1997, salvo en 2006, 2007 y 2009, en medio de las protestas de los ciudadanos crimeos.

La presencia de 14 barcos, ocho aviones y helicópteros, unos 90 vehículos de combate y el número de efectivos de la OTAN junto a los mil ucranianos sitúan a las operaciones de este año entre las más abarcadoras, comentaron medios periodísticos.

El portal Vesti.ru comentó la víspera que el inicio de estos ejercicios da continuidad a las maniobras de la OTAN realizadas recientemente en Rumanía, consideradas las más representativas desde la disolución del Pacto de Varsovia y la desintegración de la Unión Soviética.

Al referirse a su cercanía a las fronteras de Rusia, subraya el medio digital que transcurren solo a 400 kilómetros de Crimea, península reunificada con Moscú en 2014, tras un referendo en que el 96,77 por ciento de los votantes (83 por ciento del total de los empadronados) respaldó esa iniciativa.

Sin embargo, en alusión a la capacidad de disuasión nuclear de Moscú, la fuente refiere que Crimea "no correrá ningún peligro", y que preocupa mucho más la suerte de la rebelde república de Transdniéster respecto a Moldova, amenazada con un bloqueo de su territorio por la colindante Kiev.

Con un 60 por ciento de su población conformada por rusos y ucranianos étnicos, Transdniéster no guarda límites con Rusia y en los últimos años de la Unión Soviética trató de separarse de Moldova por temor a que las fuerzas nacionalistas unieran a Kichinev con Rumanía.

Un fallido intento moldovo de imponer su jurisdicción por la fuerza provocó en 1992 su pérdida del control sobre los territorios situados al este del río Dniéster.

En la actualidad, Transdniéster tiene todos los atributos de un Estado, cuenta con una moneda propia y el idioma oficial de esta república insurgente en la que viven cerca de 200 mil ciudadanos de Rusia es la lengua rusa.

Lea más: OTAN niega ejercicios en este de Europa hagan "más probable" guerra con Rusia>>>

Publicado originalmente en Prensa Latina

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.