Rusia refuerza control sobre productos afectados por contramedidas

El gobierno ruso defendió su decisión de iniciar hoy la destrucción de productos incluidos en las prohibiciones para su ingreso a este país como parte de contramedidas de respuesta a sanciones unilaterales de potencias occidentales. La destrucción de alimentos es dolorosa, pero debemos analizarla como parte de la lucha contra productos de dudosa calidad, la necesidad de poner fin al contrabando y de la efectividad de las contrapropuestas, declaró el vocero presidencial, Dmitri Peskov.

Además, se trata de la seguridad del país, de dar mejores condiciones de competencia para nuestros productores nacionales, ante la circulación de alimentos de dudosas condiciones sanitarias y del empleo de documentos falsos para su circulación, estimó.

Cómo podemos controlar el gran torrente de productos de contrabando, se preguntó Peskov al comentar versiones de prensa que destacan el proceso de eliminación de los productos alimenticios.

En el primer día de aplicación de la medida sugerida por el presidente Vladimir Putin y puesta en práctica por el Gobierno, fueron eliminadas 250 toneladas de alimentos, sobre todo, manzanas, peras, cerdo, tomates y queso, indicó la agencia Ria Novosti.

Las autoridades sanitarias, ante lo complicado del proceso de destrucción de los productos de contrabando, recordó que los funcionarios encargados de esa tarea pueden ser multados con 120 mil rublos (unos mil 870 dólares) por el consumo de esos alimentos.

Rusia decidió eliminar los productos llegados ilegalmente a su territorio, sometidos a restricciones para su importación como respuesta a las sanciones aplicadas por la Unión Europea (UE) y Estados, y apoyadas por Noruega, Canadá y Australia.

Precisamente, una amplia gama de alimentos, incluida carne de vaca y porcina, de ave, vegetales, frutas, embutidos, productos lácteos, en especial el queso, y otros suministrados por la UE y las naciones mencionadas, fueron sometidos a un embargo por Moscú.

El Kremlin fue castigado por las potencias por su rechazo al golpe de Estado perpetrado en Kiev, en febrero de 2014 y su apoyo a la soberanía de Crimea y la causa de la lucha de la población sublevada en las surorientales regiones de Donetsk y Lugansk.

Lea más:  Tirar comida, aunque sea occidental, es pecado, recuerdan los rusos a Putin>>>

Publicado originalmente en Prensa Latina

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.