Celebran en Cuba 75 años de llegada de maestra rusa del canto

La Academia Nacional de Canto Mariana de Gonitch ofrecerá hoy un concierto de homenaje a la insigne pedagoga rusa, para celebrar el 75 aniversario de su arribo y establecimiento en Cuba. Cuando la llamada "diva de San Petersburgo" llegó a esta capital, en 1940, ya había saboreado el éxito de público y crítica en los teatros de la Opera de París y los Campos Elíseos, de Francia.

También en la Opera de Ginebra, Suiza; la Opera Alemana, e incluso había actuado bajo las órdenes de Dimitry Mitropoulos, director musical de María Callas.

El repertorio de la intérprete abarcó más de un centenar de óperas, entre ellas, Aída, Tosca, Fausto, Guillermo Tell, Tristan e Isolda, Cavallería Rusticana, El príncipe Igor y Eugenio Oneguin, entre otras.

Tras establecerse en Cuba, Gonitch fundó la primera academia de canto de la cual salió la más grande generación de artistas líricos de la isla, entre ellos, Alina Sánchez, Martha Cardona, Martha Strada, Maureen Iznaga, Leticia Herrera, Alden Knight, Luis Téllez y Bernardo Lighilin.

El director de la academia de canto que lleva el nombre de la maestra rusa, Hugo Oslé, discípulo directo de ella, corroboró a Prensa Latina los méritos profesionales y humanos de la mujer que desarrolló en Cuba una labor imperecedera, reconocida por la mayoría de intelectuales de su generación.

El Historiador de La Habana, Eusebio Leal, la calificó como la más alta expresión de delicadeza y extraordinaria vocación artística.

Mientras, el ya fallecido poeta nacional cubano, Nicolás Guillén, resaltó su sabiduría y expresó admiración por quien -según dijo- tanto hizo por sostener en alto el nivel cubano en una de las ramas más difíciles del arte musical.

El coro de la academia, integrado por un promedio de 45 voces, interpretará esta tarde en el Museo de la Revolución en honor a la maestra el Ave María, de Schubert; Panis Angelicus, de César Franck; Va, pensiero, de la opera Nabucco, de Verdi; y Nessun dorma, de Turandot, de Puccini.

Un toque de contemporaneidad llegará con la canción Somos el mundo, escrita por Michael Jackson y Lionel Richie en 1985, e interpretada desde entonces con muchísimo éxito por múltiples cantantes del planeta.

El concierto incluye cuatro obras muy queridas para la Gonitch, al menos sus amigos no podían marcharse de su casa sin cantarle alguna, recordó Oslé, y las piezas son: Noches de Moscú, Los ojos negros, Katiuska y Kalinka, temas oriundos de la Rusia natal.

Para culminar el espectáculo, el coro cantará dos temas devenidos emblemas culturales en este país caribeño: Cuba que linda es Cuba, de Eduardo Saborit, y La guantanamera, de Joseito Fernández.

Vea también: Kalinka: la canción más famosa de Rusia>>>

Publicado originalmente en Prensa Latina

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies