Gobierno ruso propone reducir la importación de preservativos extranjeros

El Gobierno ruso se propone reducir la importación de preservativos extranjeros, decisión que algunos creen que contribuirá a aumentar la natalidad y otros que incrementará el número de infecciones venéreas.

El Ministerio de Comercio ha colgado en su página web un documento sobre la reducción de compras por parte del Estado de toda clase de equipos -incubadoras, rayos X, prótesis- y artículos médicos fabricados en el exterior, entre ellos vendas, gasas y preservativos.

La medida busca reducir la dependencia de esas importaciones, ya que Rusia adquiere en el extranjero el 80 por ciento de sus equipos médicos, según informan hoy medios rusos.

La restricción no afectaría a los preservativos que se importan para la profilaxis contra el sida y a la producción procedente de los países que integran la Unión Eurasiática, es decir, Armenia, Bielorrusia y Kazajistán.

El asesor del Kremlin para asuntos sanitarios, Guennadi Oníschenko, no tardó en apoyar la medida con el argumento de que la reducción en la importación de preservativos de plástico podría contribuir a solucionar los crónicos problemas demográficos rusos.

En cambio, el presidente de la Sociedad Rusa de Ginecólogos, Vladímir Serov, rechazó la idea, aduciendo que la calidad de los preservativos rusos es mucho peor que la de los extranjeros, lo que podría disparar el número de enfermedades venéreas, según la agencia oficial RIA Nóvosti.

También reconoció el problema de la baja calidad de la producción nacional en ese terreno el director del Centro de lucha contra el sida, Vadim Pokrovski.

Con todo, subrayó que su centro aboga por incrementar el acceso de la población a métodos anticonceptivos más asequibles por su precio de mercado.

"A día de hoy, los preservativos importados con muy caros. Si a un estudiante universitario se le plantea la duda de qué comprar, una cerveza o un preservativo, lo más probable es que elija la cerveza, ya que es más barata", dijo a la agencia Interfax.

Mientras, en respuesta a una pregunta de la prensa local, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró hoy que la iniciativa no provenía de la Presidencia.

Según estadísticas oficiales, Rusia es uno de los pocos países en los que el número de enfermos de sida sigue aumentando, cifra que podría alcanzar el millón de infectados a finales de este año.

Lea más: De profesión: analista de porno>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies