Rohaní agradece a Putin los esfuerzos de Rusia en pro del acuerdo nuclear

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, agradeció hoy a su colega ruso, Vladímir Putin, los esfuerzos de Moscú en las negociaciones de Viena sobre el programa nuclear de Teherán.

"Considero mi deber destacar y agradecer los esfuerzos que la parte rusa realiza por impulsar las negociaciones sobre el programa nuclear iraní y también los esfuerzos personales del señor (ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi) Lavrov", dijo Rohaní al reunirse con Putin en el marco de la cumbre de los países BRICS en Ufá (suroeste de Rusia).

Por su parte, el jefe del Kremlin destacó que Irán es un "socio fiable y tradicional" de Rusia y apuntó que las relaciones entre los dos países se desarrollan "de manera positiva pese a todas las complejidades de la economía mundial y las conocidas restricciones", en alusión a las sanciones internacionales que pesan sobre Teherán.

"En general, podemos estar contentos de cómo se desarrollan nuestras relaciones. Siempre hay asuntos que demandan una atención especial de nuestra parte y me alegra tener la posibilidad de hablar hoy de ello", agregó Putin.

Rohaní declaró a su vez que "con voluntad política" las relaciones ruso-iraníes pueden desarrollarse en todos los ámbitos.

La reunión entre los dos mandatarios coincide con la aparente recta final de las negociaciones entre Irán y el Grupo 5+1 (Rusia, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Alemania) sobre el programa nuclear iraní.

Hoy mismo, el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, no descartó que el acuerdo definitivo pueda quedar cerrado en cuestión de horas.

Riabkov aseguró que "ya no se puede decir que se necesite cierto tiempo para aclaraciones o concreciones" de aspectos del acuerdo.

"Desde luego, son días difíciles, pero en cualquier caso, no podía rehusar su invitación", dijo a Putin el líder iraní, que añadió que en esta reunión se podrá avanzar en asuntos que aún requieren ser discutidos.

Moscú y Teherán ultiman en la actualidad el contrato para el suministro de misiles antiaéreos rusos S-300, a lo que se oponen terminantemente Israel y Estados Unidos.

A mediados de abril, fue cerrado el acuerdo sobre el suministro de ese armamento después de que Putin levantara el veto presidencial a dicha operación, impuesto en 2010.

Los S-300, análogos a los Patriot estadounidenses, permitirán a Irán hacer frente a una posible invasión o ataque aéreo masivo con cazas de la clase Stealth, helicópteros, bombarderos y misiles balísticos, según los expertos.

Los israelíes temen que esas baterías, que tienen un alcance de hasta 200 kilómetros, permitan a Irán contar en breve con un invulnerable escudo antimisiles para defender sus infraestructuras vitales ante un posible ataque exterior.

Lea más: La amistad entre Irán y Rusia, alentada por la tensión con Occidente >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.