Dilma Rousseff se reúne con Putin en Ufá tras cena de líderes BRICS

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se reunió con su anfitrión, el ruso Vladímir Putin, en la ciudad de Ufá, después de la cena con la que dio hoy inicio la VII cumbre de los países BRICS, grupo de países emergentes que integra también a China, India y Suráfrica.

Al inicio de la reunión, Putin destacó que las relaciones bilaterales entre Rusia y Brasil "se desarrollan de una forma muy positiva" y expresó la necesidad de "continuar el trabajo en ámbitos de alta tecnología como la aviación y el cosmos".

En ese sentido se mostró agradecido porque Brasil ya utiliza el sistema de posicionamiento ruso Glonass en dos estaciones y dijo que "ahora estamos acordando crear un complejo para la búsqueda de basura espacial. Este es un tema extraordinariamente importante para Brasil y Rusia.

La presidenta de Brasil expresó a Putin su admiración por el nivel de preparación de la cumbre y se mostró "segura de que será un éxito", al tiempo que manifestó que "es un honor estar en Ufá".

Señaló la importancia de esta VII cumbre "porque se trata de lanzar el Nuevo Banco Desarrollo y el Fondo de Reservas".

Rousseff lamentó no haber podido asistir en Moscú a la celebración del 70 aniversario de la victoria soviética sobre la Alemania nazi.

También señaló que espera que Rusia y Brasil incrementen sus intercambios comerciales, que "aún están por debajo de su potencial".

En ese sentido, dijo que Brasil ofrece ahora muchas oportunidades de inversión porque está realizando un plan de infraestructuras y dijo que los rusos cuentan con empresas muy cualificadas para ello.

Por otro lado, Putin señaló que los miembros del BRICS deben trabajar para que se puedan utilizar divisas nacionales en los intercambios comerciales.

La presidenta de Brasil llegó hoy a Ufá para participar en la VII cumbre del BRICS, grupo de países emergentes que integra también a China, Rusia, India y Suráfrica.

A su llegada a la capital de la república rusa de Bashkiria, al sur de los Urales, Rousseff se dirigió directamente a la cena que el presidente ruso ofrece a los líderes.

Mañana está previsto que Rousseff participe en la ceremonia de clausura del Consejo Empresarial del BRICS y en la sesión plenaria de la cumbre.

La mandataria brasileña llega a Ufá en medio de una delicada situación en su país, con su popularidad bajo mínimos por la crisis económica y peticiones de destitución por parte de la oposición.

El gigante sudamericano atraviesa una crisis agravada por el ajuste fiscal lanzado por el Gobierno y las previsiones indican que este año Brasil terminará con una caída del 1,2 por ciento del PIB, su peor resultado desde 1990.

Durante la cumbre se espera que los líderes de los cinco países perfilen los últimos detalles del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) del BRICS, el cual comenzará a operar tras la cumbre con un capital inicial de 50.000 millones de dólares ampliable hasta 100.000 millones.

Ayer, los bancos centrales de los BRICS firmaron en Moscú un acuerdo operativo sobre las condiciones para activar un Fondo de Reservas común, dotado con 100.000 millones de dólares, destinados a ayudar a sus miembros en caso de una crisis mundial.

Lea más: Arranca en Ufá la VII cumbre de los BRICS >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies