Lavrov acusa a Kiev de provocar escalada del conflicto ante la cumbre del G7

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, acusó hoy a las autoridades ucranianas de provocar una escalada del conflicto en el este de Ucrania en vísperas de la cumbre de líderes del G7 que se celebra desde ayer en el sur de Alemania.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, acusó hoy a las autoridades ucranianas de provocar una escalada del conflicto en el este de Ucrania en vísperas de la cumbre de líderes del G7 que se celebra desde ayer en el sur de Alemania.

"Se oye una retórica muy ruidosa, agresiva y aguerrida desde Kiev, acerca de que no van a hablar con Donetsk y Lugansk, de que no van a levantar el bloqueo económico hasta que no haya relevo de poder en el Donbass. Vemos aquí una relación con la cumbre del llamado G7 que se celebra ahora", señaló Lavrov.

Agregó que Kiev "seguramente quiso tensar la situación, al recordar que los miembros del G7 han declarado que las sanciones contra Rusia seguirán en vigor hasta que Rusia no cumpla con los Acuerdos de Minsk".

A su vez, el Kremlin reiteró hoy que no es parte del conflicto en el este de Ucrania, en respuesta a esas advertencias de algunos líderes del G7.

"Nos hemos fijado en la vinculación entre las sanciones y el cumplimiento de los acuerdos de Minsk por parte de Rusia. Hay que leerse esos acuerdos, refrescar la memoria, para entender quién debe cumplir" con ese documento, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Al mismo tiempo, lamentó que durante la cumbre "no se escucharan aún llamamientos a los que tienen que cumplir" con el plan de paz firmado en Minsk.

Por otro lado, Peskov destacó que algunos miembros del club de los países más desarrollados del mundo "hablan de la necesidad de impulsar el diálogo con Rusia y la imposibilidad de resolver importantes problemas" globales sin ese acercamiento.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la canciller alemana, Ángela Merkel, dejaron claro ayer que las sanciones a Rusia perdurarán hasta el pleno cumplimiento de los acuerdos de Minsk para el arreglo del conflicto.

Occidente, con Washington a la cabeza, entiende que Rusia es como mínimo país patrocinador de los separatistas prorrusos sublevados en el este de Ucrania, por lo que exige a Moscú que obligue a los rebeldes a cumplir con lo pactado.

Al mismo tiempo, Merkel subrayó que hay que buscar otros formatos de cooperación con Moscú en lo que sea posible.

Las hostilidades entre los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania se reanudaron la semana pasada a lo largo de prácticamente toda la línea que separa sus posiciones.

Lea más: 

Putin: Solo un loco imaginaría "que Rusia podría atacar a la OTAN algún día">>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.