ONU cree que prorrusos y ejército ucraniano pudieron cometer crímenes guerra

Tanto los grupos armados prorrusos como las Fuerzas Armadas ucranianas que actúan en el este del país pueden haber cometido ejecuciones sumarias, unas violaciones que si se confirman en un Tribunal podrían constituir crímenes de guerra, advirtió hoy la ONU.

Tanto los grupos armados prorrusos como las Fuerzas Armadas ucranianas que actúan en el este del país pueden haber cometido ejecuciones sumarias, unas violaciones que si se confirman en un Tribunal podrían constituir crímenes de guerra, advirtió hoy la ONU.

"Hemos recogido varias alegaciones de ejecuciones sumarias particularmente llevadas a cabo por los grupos armados, pero también hemos registrado algunas alegaciones de ejecuciones sumarias por parte de las Fuerzas de Seguridad de Ucrania", indicó el secretario general adjunto para los Derechos Humanos de la ONU, Ivan Simonovic.

"Estas alegaciones son extremadamente alarmantes y si se confirmaran en una Corte Judicial podrían representar claras evidencias de crímenes de guerra", agregó durante una rueda de prensa.

Simonovic presentó hoy el décimo informe sobre el conflicto en Ucrania elaborado por expertos del Alto Comisionado, que abarca lo sucedido desde el 16 de febrero al 15 de mayo, y que hace un recuento de las atrocidades cometidas en el país.

Otro de los aspectos destacados por el alto funcionario son "las crecientes evidencias de la participación activa de soldados rusos en actividades armadas en Ucrania".

Consultado en repetidas ocasiones por los periodistas sobre si existen evidencias concretas y definitivas de la participación de soldados rusos en el conflicto, Simonovic se negó a responder.

"No todos los combatientes rusos son soldados", se limitó a decir una y otra vez.

Simonovic repitió sin cesar que las evidencias aumentan, pero no confirmó taxativamente la presencia activa de soldados rusos.

Dicho esto, explicó que miembros de la misión de investigadores de Naciones Unidas habían podido entrevistar "a dos soldados heridos detenidos" por el Ejército ucraniano, sobre los cuales pesan cargos de terrorismo.

Simonovic no quiso dar más información al respecto de estos dos detenidos rusos.

"Persisten los informes sobre material militar sofisticado y combatientes desplegados por la Federación Rusa", señala el informe.

Por otra parte, el alto funcionario dijo que se bien se ha notado una disminución de los bombardeos tras la adopción el pasado 12 de febrero de los Acuerdos de Minsk, éstos no han parado, por lo que el número de víctimas ha seguido aumentando.

Desde mediados de abril de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015, la ONU ha contabilizado al menos 6.417 muertos y 15.962 heridos en Ucrania.

"Esto es una estimación conservadora y los números reales podrían ser mayores", señala el texto.

Simonovic pidió también un esfuerzo a las partes en conflicto para limpiar de minas y explosivos la zona en conflicto.

Asimismo, los expertos denuncian que se han detectado "serias violaciones a los derechos humanos, intimidación y amenazas de la población local llevadas a cabo por los grupos armados".

"La misión de investigadores recibió nuevas alegaciones de asesinatos, tortura, malos tratos, así como casos de detención arbitraria, trabajo forzado, saqueos y extorsión en los territorios controlados por los grupos armados".

"También tenemos recuentos horrorosos sobre torturas y malos tratos de detenidos, llevados a cabo tanto por los grupos armados como por las Fuerzas Armadas ucranianas".

Por otra parte, el informe pone el énfasis en el impacto a largo plazo que el conflicto tendrá en la población local.

Y alerta, además, de que se ha detectado un "preocupante incremento del riesgo de tráfico de personas".

El texto recuerda que los ciudadanos que residen en el este del país están cada vez más aislados y padecen las consecuencias de la decisión del Gobierno de privarlos de los servicios sociales básicos.

Por otra parte, el documento denuncia de nuevo la falta de asunción de responsabilidades por las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la revolución del Maidán, cuando 117 personas murieron y otras 2.295 resultaron heridas.

Finalmente, el informe se refiere también a la situación en Crimea, donde la población local, especialmente la minoría tártara, sigue sufriendo "arrestos, malos tratos, torturas e intimidación" por parte de las autoridades, que están bajo control efectivo de la Federación Rusa.

Lea más: “Un ejército solo puede disparar una vez contra su pueblo”>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies