Rusia e Irán ultiman contrato para el suministro de misiles antiaéreos S-300

Rusia e Irán ultiman el contrato para el suministro de misiles antiaéreos rusos S-300, a lo que se oponen terminantemente Israel y Estados Unidos, informó hoy Serguéi Riabkov, viceministro de Exteriores ruso.

"Ahora los especialistas se están dedicando a ultimar el correspondiente contrato. Pero de plazos no puedo decir nada por el momento", dijo Riabkov a la prensa local.

A mediados de abril Moscú y Teherán cerraron el acuerdo sobre el suministro de ese armamento después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, levantara el veto presidencial a dicha operación.

El contrato, que sustituirá al que el Kremlin suspendió voluntariamente en 2010, debe tener en cuenta el nuevo precio, que se verá afectado por la nueva cotización de la moneda nacional, el rublo, y la inflación.

El viceministro de Exteriores iraní, Hossein Amir Abdollahian, expresó la víspera en Moscú su confianza en que en breve se pueda hacer realidad el contrato.

No obstante, el Consejo de Seguridad de Rusia dejó claro hoy que "aún no ha llegado la hora del suministro" y que la "realización de ese proyecto requiere tiempo".

Fuentes de la industria armamentista rusa informaron de que Teherán no recibirá las viejas baterías de los arsenales del Ministerio de Defensa, sino una partida de misiles antiaéreos de nueva fabricación.

Los S-300, análogos a los Patriot estadounidenses, permitirán a Irán hacer frente a una posible invasión o ataque aéreo masivo con cazas de la clase Stealth, helicópteros, bombarderos y misiles balísticos, según los expertos.

Los israelíes temen que esas baterías, que tienen un alcance de hasta 200 kilómetros, permitan a Irán contar en breve con un invulnerable escudo antimisiles para defender sus infraestructuras vitales ante un posible ataque exterior.

El primer ministro israelí, Benjami Netanyahu, denunció que el envío de los S-300 únicamente aumentará la agresividad de Irán y pondrá en peligro la seguridad de toda la región de Oriente Medio.

El presidente ruso, Vladímir Putin, le respondió que los S-300 "no amenazan de ninguna manera a Israel, ya que se trata de un armamento exclusivamente defensivo".

Lea más: Rusia e Irán firman acuerdo de cooperación técnico-militar >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies