La Justicia rusa rechaza la petición de 5 años de cárcel para líder opositor

La Justicia rusa rechazó ayer la petición de cinco años de cárcel para el líder de la oposición extraparlamentaria, Alexéi Navalni, por violar la libertad condicional en un caso de corrupción por el que fue juzgado en 2013.

La Justicia rusa rechazó ayer la petición de cinco años de cárcel para el líder de la oposición extraparlamentaria, Alexéi Navalni, por violar la libertad condicional en un caso de corrupción por el que fue juzgado en 2013.

"No ha motivos para cambiar la libertad condicional", dictaminó la jueza del Tribunal Liublinski de la capital rusa, según medios locales.

La jueza consideró insuficiente las faltas administrativas cometidas por Navalni como argumento para cambiar la pena condicional contra Navalni en virtud de la condena impartida en su momento por el tribunal de la región de Kírov.

Los servicios penitenciarios, en una petición respaldada hoy por la Fiscalía, expusieron que Navalni infringió el régimen de libertad condicional al ser arrestado en febrero durante 15 días por repartir octavillas en el metro.

El tribunal consideró hoy que esas violaciones no fueron sistemáticas, aunque prolongó por otros tres meses el período de prueba para prevenir nuevos arrestos administrativos.

"Yo no alteré ningún orden público. Me detuvieron de manera ilegal. Todo esto se hace para mantenernos en tensión permanente a mí y a mi familia", afirmó Navalni durante la vista.

El opositor insistió en que es "un ciudadano que respeta las leyes", mientras su abogado expuso que las penas administrativas no son motivo suficiente para convertir una pena condicional en una real.

El bloguero y opositor ha sido sentenciado en dos ocasiones a penas de privación de libertad con cumplimiento suspendido y condicionado a un período de prueba de tres meses, por lo que sus abogados temen que pueda ser ordenado su ingreso en prisión.

En julio de 2013 fue condenado a cinco años de cárcel por un caso de robo de madera y en diciembre de 2014 recibió 3,5 años de prisión por estafa, casos que Navalni y sus partidarios consideran fabricados y motivados políticamente.

Navalni salió en libertad el pasado 6 de marzo tras cumplir 15 días de arresto administrativo por participar reiteradamente en manifestaciones no autorizadas.

El opositor estuvo durante un año bajo arresto domiciliario, pero justo después de ser liberado a mediados de febrero fue detenido en una estación del metro moscovita por llamar a los ciudadanos a participar en una "marcha anticrisis".

Navalni, que debe su popularidad a sus denuncias de corrupción en la Administración pública, obtuvo un histórico resultado en las elecciones a la alcaldía de Moscú en 2013, al quedar en segundo lugar.

Lea más: La oposición rusa se alía con vistas a las elecciones parlamentarias de 2016>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.